Como cada año, los mexicanos acudieron a visitar a sus muertos para mantener viva una tradición y la memoria de sus vidas. Las tumbas se tiñieron del característico color naranja de la flor de cempasúchil y en sus pasillos desfilaba una estela con su aroma.