La pandemia del coronavirus deja efectos positivos en los canales de la ciudad de Venecia, que habitualmente lucen abarrotados de turistas y donde el agua normalmente está turbia, ahora se encuentra cristalina, limpia y de un tono azul tras la menor afluencia de visitantes a la turística localidad italiana.