El próximo 4 de junio, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, popularmente conocida como NASA, hospedará a la joven mexicana Junuen Villa Colín.

Actualmente, Junuen estudia el último semestre de la licenciatura en Ingeniería Biomédica en el Instituto Tecnológico de Tijuana en Baja California y la especialidad de su carrera se enfoca al análisis de señales biomédicas.

“Estaba desarrollando mi proyecto final en el posgrado de Ingeniería y trabajando como asistente de Investigación en proyecto de Conacyt sobre Aprendizaje Evolutivo a Gran Escala con el doctor Leonardo Trujillo, cuando él me envió la convocatoria de la NASA”, comentó en entrevista con El Economista Junuen Villa.

Inmediatamente, la joven de 23 años revisó la convocatoria de la NASA para participar en un programa de verano, que consideró muy interesante, además de que cumplía con los requisitos, reunió los documentos sin perder tiempo y en enero del 2018 envió su participación.

Durante tres meses esperó los resultados. “A finales de marzo me dicen que fui seleccionada para participar en el programa en la NASA que tiene una duración de 10 semanas”. Junuen llega la próxima semana al Ames Research Center en Mountain View, California.

¿Qué vas a hacer?

La agencia del gobierno estadounidense es la responsable del programa espacial civil, así como de la investigación aeronáutica y aeroespacial. El tema de residencia con el que participó es: los Sistemas de Visión Estéreo.

“Es un programa de verano, en la NASA hay varios proyectos, voy a participar en el proyecto de dispositivos médicos que ellos utilizan específicamente en el área de desarrollo de un biosensor, un prototipo de un dispositivo que nos muestra los signos vitales como lo son la presión arterial, la temperatura, entre otros.

“También estaré encargada de recolectar y almacenar en la base de datos que ellos tienen, la información que resulte del biosensor”, mencionó la ingeniera.

Sueños

Ser astronauta o trabajar en la NASA han sido algunos de sus sueños, por ello, cuando tuvo la oportunidad en sus manos decidió intentarlo. “Seis meses antes de la convocatoria, una persona fue a una dar una conferencia al instituto sobre emprendimiento y sueños y me introdujeron la idea de: ‘Quieres ser astronauta o trabajar en la NASA, ¿por qué no lo habíamos intentado?’; en ese momento me di cuenta de que sí me interesaba y cuando llegó la oportunidad la tomé para cumplir ese sueño”, explica la joven.

Los padres de Junuen se dedican al área de la salud, por lo tanto, ella le gustó esa área desde pequeña. “A mí no me gustaban las barbies, me gustaban las calculadoras, saltar la cuerda, estar en el parque. Hubo una época de ajedrez, las matemáticas siempre me han interesado; como mi hermano y yo nos llevamos un año de diferencia, también los carritos, tuve una época en donde quería dedicarme al sector automotriz. En el camino de mi vida he tenido intereses muy diversos”.

En los últimos años, ha realizado cursos de Escuela de Medicina Matemática (2017) y de Estudio Matemático de Modelos Biológicos No Lineales (2015) impartidos por el doctor Konstantin Starkov en CITEDI-IPN, Tijuana, Baja California.

Pero también ha sido voluntaria en Fundación Castro Limón at Castro Limón, asociación enfocada a la concientización del cáncer infantil, en CRATAC, refugio de animales, y en la Fundación Esperanza, asociación que ayuda a familias de escasos recursos con la construcción de hogares. Mencionó que en todos sus caminos el apoyo familiar ha sido relevante.

Planes a futuro

“Quiero terminar el proyecto de la universidad e incluso hacer la tesis. Trabajar dos años en la industria médica para luego buscar una maestría en dispositivos médicos, eso sería mi meta a mediano plazo, a largo plazo enfocarme en el área de la educación”.

Junuen Villa Colín tiene interés de realizar una maestría en el extranjero, incluso ya solicitó la beca Jóvenes de Excelencia que otorga Citibanamex y se encuentra en espera de la respuesta.