El profesor de la Universidad de Stanford, que enseñaba un curso en línea sobre inteligencia artificial a más de 160,000 estudiantes, abandonó su puesto permanente para apuntar a un público aún mayor, afirmó Nick DeSantis en The Chronicle of Higher Education. Sebastian Thrun, profesor de Ciencias de la Computación en Stanford, reveló que salió de la institución para fundar Udacity, clases en línea ofrecidas a bajo costo. Hizo el sorpresivo anuncio durante una presentación en Múnich, Alemania.

Durante su intervención, Thrun exploró los orígenes de su curso en línea de Stanford, que inicialmente presentó videos producidos con nada más que una cámara, una pluma y una servilleta . A pesar de la baja calidad de producción, muchos de los 200 estudiantes que tomaban el curso en el aula acudieron a los videos, ya que podrían tomar las lecciones a su propio ritmo. Con el tiempo, los 200 estudiantes que toman el curso en persona se redujeron a un grupo de 30. Mientras tanto, la popularidad del curso en línea creció y atrajo a estudiantes de todo el mundo. La experiencia le enseñó que se podría crear un curso con las herramientas de Internet que recrea la intimidad de la tutoría personal.

Thrun dijo que durante la época en que nacieron las universidades, fue la conferencia la manera más eficaz de transmitir información. Tuvimos la industrialización, tuvimos la invención del celuloide, de los medios de comunicación digitales. Y los profesores de hoy enseñan de la misma manera que otros enseñaron hace 1,000 años , dijo.

Dijo que no podía seguir dando clases en un entorno tradicional. Una vez hecho esto, no puedo dar clases en Stanford de nuevo , dijo.

Una de las primeras ofertas de Udacity será un curso de siete semanas llamado Construyendo un motor de búsqueda. Será impartido por un socio Udacity. Thrun dijo que está diseñado para enseñar a los estudiantes sin experiencia previa en programación cómo construir un motor de búsqueda como Google. Espera que 500,000 estudiantes se matriculen. El curso de Stanford le mostró el potencial de la educación digital. Me siento como si hubiera una píldora roja y una azul , dijo. Y usted puede tomar la píldora azul y volver a su aula y su conferencia de 20 estudiantes.

Pero he tomado la pastilla roja y he visto las maravillas .