Para celebrar cinco lustros de transmisiones ininterrumpidas como difusor y gestor de la cultura del país, además de ser una herramienta de la diversificación de la manera de apreciar el arte, el Canal 22 presentó el documental Los 25 años del Canal 22, una revisión de su historia y su enriquecimiento en voz de quienes se han sumado a sus transmisiones y quienes han sido sus gestores a partir de que la señal reservada para las expresiones remplazó la estática el 23 de junio de 1993.

El trabajo documental realizado por Jaime Kuri y Alejandro Strauss relata la evolución del Canal 22 de manera cronológica, a partir de aquella transmisión en la que Silvia Lemus entrevistó a Gabriel García Márquez, desde Cartagena, en el preámbulo del que sería el popular programa de entrevistas Tratos y retratos.

Entonces la proeza de la construcción del canal estuvo liderado por José María Pérez Gay, en respuesta a una solicitud formal de la comunidad académica y cultural para contar con un espacio de expresión, por medio de una carta rubricada de cerca de 200 personas, con nombres como el de José Emilio Pacheco, Carlos Monsiváis o Elena Poniatowska, y dedicada al entonces presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, para que el canal, en posesión del Estado, no fuera vendido a privados.

Algunos de los testimonios que recaba el filme, que por primera vez se exhibió en la pantalla grande, son el de la misma Silvia Lemus, quien evoca esos primeros minutos de transmisión y reconoce la firmeza de iniciar con una voz tan prestigiada como la del Premio Nobel de Literatura 1982; José Gordon y Myriam Moscona, quienes condujeron la primera emisión del noticiero del canal, cuya primera noticia fue justamente el nacimiento del Canal 22; o del cantautor Armando Manzanero, quien, al frente del programa Música maestro, permitió la difusión en televisión de esa otra música que rara vez podría hallar un espacio en los canales de la señal abierta.

El trabajo fílmico da constancia de que tan sólo a cuatro años de existencia, en 1997, el 22 fue reconocido con el Premio Camera de la UNESCO como el mejor canal cultural del mundo, todavía bajo la gestión de Pérez Gay.

Lo mismo agregan voces que reconocen el valor del ejercicio del Canal 22, como la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, o las de los directores de la emisora, Enrique Strauss, quien impulsó el crecimiento de las producciones caseras, y Jorge Volpi, quien llamó a la revolución del canal al proponer su digitalización.

La relevancia del canal, constatan las diversas voces del filme, se dio en diversas áreas de las artes, toda vez que se convirtió en la única alternativa pública para ver cine independiente de todo el mundo y también llevó cámaras a los escenarios de la alta cultura, entre ellos, por supuesto, el Palacio de Bellas Artes, para transmitir el ballet, la ópera, los conciertos de música académica y las grandes exposiciones, pero también acercó los micrófonos a las distintas voces de la literatura, a los pueblos indígenas y, no mucho después, a las manifestaciones sociales, como el surgimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en una época en la que se le daba poco o nulo aforo en la televisión pública; lo mismo que abrió espacios para hablar sobre el deporte, como parte integral de la cultura, pero visto desde ese otro ángulo.

También se abordan programas emblemáticos, vigentes o no del Canal 22, como La dichosa palabra, Pantalla de cristal, La oveja eléctrica, Días de teatro, Juego de cuerpos y las diversas versiones del reality Ópera Prima, que permitieron darse a conocer a nuevos talentos del ballet, la ópera y la música.

Todo ese relato lleva de la mano al espectador a través del crecimiento de contenidos del Canal 22, que inició con 28.5% de producción propia y que hoy en día ha logrado balancear su programación con 60% de producción adquirida y 40% de material hecho en casa con herramientas de la más alta calidad, como la implementación de la fibra óptica.

De esos 25 años de fabricar, día con día, un legado televisivo cada vez más diverso y disponible para más público con el incremento de su alcance a más regiones del país y el resto del mundo a través de las retransmisiones, los sistemas de televisión de paga y la disponibilidad a través de internet.

El filme, que se exhibió en el encuentro fílmico, al mismo tiempo está disponible para todo el público a través de la página oficial del Canal 22.

[email protected]