Cada taza de café que usted se toma en la mañana le cuesta alrededor de 40 pesos, de esto, solo 32 centavos son para el productor mexicano, quien trabaja incansablemente junto a su familia en ello.

El libro Tacaná. Historia de un proyecto de Café Socialmente Responsable en Chiapas, México tiene como objetivo abrirle los ojos al lector sobre todo lo que hay detrás de la taza de su café

“Es un libro que cuenta historias, desde el descubrimiento del café, el crecimiento a nivel mundial y visibiliza la realidad del café en México y cómo es posible cambiar la vida de los pequeños productores cuando existen la inteligencia y la voluntad para hacerlo poniendo la sostenibilidad y la responsabilidad social como ejes rectores”, explicó Gustavo Pérez Berlanga, director de responsabilidad social y proyectos productivos de Toks.

El entrevistado contó que en 2012 visitaron diferentes comunidades en Puebla, Oaxaca, Veracruz y Chiapas, donde conocieron la zona del Tacaná y decidieron intervenir en ella. 

“Encontramos marginación, pobreza vulnerabilidad, desigualdad, trabajo infantil y nos dimos cuenta de que en toda la cadena de valor podía llegar a nueve intermediarios y el que menos beneficios recibía eran los pequeños productores”, dijo Pérez.

Así, desde 2016, la empresa pudo quitar a los intermediarios y a través de una cooperativa empezaron a comprarle al pequeño productor para que fuera él quien recibiera los beneficios.

“En la parte económica invertimos varios cientos de miles de pesos para que pudieran repoblar sus parcelas con plantas resistentes y de calidad, les pagamos para su cooperativa y la intervención de Toks ha sido integral y los ayudamos en muchas cosas más”, explicó Gustavo Pérez Berlanga.

Para el entrevistado, esto demuestra que una empresa mexicana sí puede construir el bien común a través de tener una rentabilidad. 

“En ocasiones, el empresario cree que la parte social y ambiental son totalmente en detrimento de los benéficos económicos… pero este proyecto demuestra exactamente lo contrario: puedes tener un tema de rentabilidad aparejada con hacer el bien social y ambientalmente”, dijo.

Sobre algunas empresas que presumen vender café sustentable con todo lo que implica, opinó que “he visto muchas cosas, algunas son simulaciones. Nosotros somos los únicos que logramos quitar a esos intermediarios que tienen el control del pequeño productor de café y lo explotan”.

Gustavo Pérez Berlanga dijo que el libro ya está a venta en librerías y plataformas digitales.

“Espero que, con el libro, el lector como consumidor empiece a exigir cafés sustentables; esto quiere decir que el productor tenga un ingreso digno y también se cuiden los ecosistemas”.

[email protected]

kg