El servicio de streaming de video de Netflix representa 15% del volumen global del tráfico de downstream en internet. Esto significa que del total de descargas de datos en el mundo —que comprende desde archivos de texto, descarga de aplicaciones hasta la recepción de mensajes en aplicaciones dedicadas y bajar fotografías— por parte de los usuarios finales, las descargas de los contenidos de la firma de transmisión en línea de videos acapara poco más de una sexta parte del flujo de datos descargados de la red.

En general, el video domina el flujo de downstream de internet, y representa 58% del tráfico de descargas. Estos datos están contenidos en el estudio The Global Internet Phenomena Report, realizado por Sandvine, compañía con sede en California, Estados Unidos, especializada en hardware y software para control de redes.

El estudio divide el mundo en tres grandes regiones para su análisis: el continente americano; la región que conjunta a Europa, Medio Oriente y África; y la de Asia Pacífico. En el continente americano, el bando de ancha de downstream de video es liderado por Netflix, y le siguen los contenidos difundidos a través de los formatos HTTP Media Stream y los Raw MPEG-TS; el top 5 del contenido lo completan el servicio de Amazon Prime y el otrora líder del downstream de video, YouTube.

En la región conformada por Europa, Medio Oriente y África, YouTube es aún la aplicación puntera para visualizar contenidos de video por los usuarios finales, pero Netflix le sigue en la segunda posición, en las que también se encuentran el HTTP Media Stream y Amazon Prime, en la tercera y cuarta posición. En la zona Asia Pacífico —de la que debe descontarse China, pues según Sandvine, no hay datos disponibles— el HTTP Media Stream domina el downstream de video; en esta región aparece otro actor, no presente en las otras dos regiones: Facebook, que está en segunda posición, relegando a Netflix a la tercera posición.

Sandvine advierte que de no ser por los esfuerzos de Netflix de reducir el rendimiento necesario para transmitir sus servicios, los contenidos de la empresa podrían acaparar alrededor de 45% del flujo de downstream de video del mundo. No obstante, Netflix logra estos volúmenes en las horas de mayor demanda de su servicio en la zona del continente americano, región en la que en promedio tiene el 19.10% del tráfico total de descargas de internet.

Dejando de lado el video, los otros servicios contenidos en el volumen total de downstream en el mundo son el tráfico web (que incluye descargas en general de la red y la navegación), los juegos en línea, las redes sociales, las tiendas de aplicaciones digitales, compartir archivos en protocolo P2P (como BitTorrent), los servicios de la nube, y por último, los servicios de streaming de audio como Spotify o Google Play Music.

Las descargas de los servicios de streaming de audio representa 1.05% del total del downstream a nivel global. En este segmento, Spotify detenta 33.07% del tráfico del streaming de audio, seguidos de los servicios basados en el protocolo freeware SHOUTcast, con 18.01% del tráfico.

En lo que respecta al upstream —el volumen de tráfico subido a internet generado por solicitudes de contenido, una sesión de mensajería interactiva o las sesiones de juego desde una consola—, y con datos desagregados por aplicación, encontramos que el mayor flujo se debe a las conexiones HTTP, con 4.80% del tráfico total; con todo, Netflix tiene un volumen de subida de datos, es decir, que los usuarios finales suben datos a la red, y en este caso, al servicio de la compañía, de 2.92%, un porcentaje significativo si se toma en cuenta que Amazon Prime sólo tiene una cuota de 0.87%, y YouTube, de 3.03 por ciento.

El flujo de datos que suben los usuarios finales a través del servicio de videos de Google se explica en parte por el hecho de que es una plataforma para ver videos, sí, pero también para subirlos a la red, lo que aumenta necesariamente el flujo upstream. Amazon Prime es una plataforma similar a Netflix, es decir, un servicio que sólo permite a sus usuarios visualizar, pero no subir, videos. El porcentaje de upstream de Amazon Prime es de 0.87%, que se podría entender por la data ingresada para dar a los usuarios servicios personalizados. Netflix, en cambio, tiene un porcentaje cercano al de YouTube, pero hasta ahora la plataforma no permite subida de videos.