Desde el año pasado empezó a desacelerarse el crédito hipotecario que otorga la banca en general. Este año la tendencia sigue, pues de acuerdo con cifras oficiales, ha disminuido tanto el número de créditos como el monto colocado en 23 y 13% respectivamente durante el primer trimestre del 2018 en su comparación anual.

Enrique Margain, director ejecutivo de Crédito Hipotecario de HSBC, estima, empero, que en el segundo semestre se recupere la colocación, ya que tradicionalmente es la parte del año en la que hay mayor actividad.

En este sentido, estimó que al cierre del 2018, al menos en lo referente a monto colocado, se cierre en los mismos niveles que en el 2017, pues aunque se han dado menos créditos, los montos han aumentado. En el caso de HSBC, la colocación sí ha crecido 18 por ciento.

En conferencia, explicó que un factor importante para que haya disminuido la actividad de crédito hipotecario en el primer trimestre del año, fue la Semana Santa, pero también incidieron otros factores como al aumento de tasas hipotecarias en los últimos dos años, el incremento de los precios de vivienda y el que el Instituto del Fondo Nacional de las Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) haya aumentado el monto de financiamiento. No obstante, aclaró que estos temas han tenido un impacto marginal.

“El incremento en montos máximos del Infonavit definitivamente es una opción más que hay en el financiamiento de vivienda media, residencial, baja. Simplemente esto amplió la demanda, no creo que haya sido un factor que haya afectado mucho el crédito de la banca”, señaló.

El director hipotecario de HSBC México agregó que otro factor que también pudo haber incidido de forma marginal en esto es la elección presidencial de julio próximo. “Siempre en épocas de elecciones hay personas que se sienten menos entusiastas de tomar la decisión de comprar una vivienda. Hay que esperar para tener más información y saber qué pasa, pero el efecto también sería marginal”.

En cuanto a las tasas, mencionó que en créditos hipotecarios sólo se incrementaron en 107 puntos base en dos años, al pasar de 9.23% a 10.30 por ciento.

En este sentido, Margain señaló que hay una gran oportunidad para que la banca siga otorgando más créditos hipotecarios como consecuencia del bono demográfico y que cada año se integran 650,000 nuevas familias que tienen necesidades de vivienda. Aunado a ello, dijo, hay espacio para participar en el mercado de los no afiliados. “Aquí vemos una gran oportunidad para que la banca participe a través de diseñar productos enfocados a este mercado”.

También comentó que hay oportunidad en el sector de los millennials a través de la generación de hipotecas digitales, algo para lo que el banco ya está trabajando.

“No es algo (el tema de la demanda) que sea nada más de un sólo factor; es multifactorial, pero en términos de inversión se ve claramente un monto similar a lo que se va a colocar, de lo que hemos colocado en otros años, sobre todo en el segundo semestre, siempre es un semestre con mucha mayor colocación”, expuso.

eduardo.juarez@eleconomista.mx