En el 2017 la banca en México habrá tenido ganancias récord (en octubre ya superaba los 107,000 millones obtenidos en todo el 2016), además de que, pese a una desaceleración, el crédito siguió creciendo más que la economía. Fitch Ratings considera que el buen momento del sector se extenderá probablemente al 2018, pero estima que ciertos eventos condicionarían el panorama para este año.

“Ciertos eventos condicionarán el panorama en 2018: las elecciones presidenciales y los posibles efectos indirectos en términos de crecimiento económico esperado en caso de un resultado adverso de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”, señala la agencia en su reporte sobre Perspectivas 2018: Bancos Latinoamericanos.

La agencia tiene en estable la perspectiva del sector dado que, pese a la incertidumbre, los bancos mexicanos están sólidos, bien capitalizados, con una buena estructura de financiamiento y con el crédito creciendo, aunque a menos niveles que años anteriores.

Fitch espera que la rentabilidad del sistema bancario en México siga en niveles adecuados en el mediano plazo, como consecuencia principalmente de mayores márgenes por los bajos costos de financiamiento y un aumento de tasas.

“Sin embargo, una reversión potencial del ciclo de la tasa de interés (50 puntos base esperados en el 2018), junto con algunos obstáculos para el crecimiento de los préstamos debido a las elecciones presidenciales y las renegociaciones del TLCAN, podría afectar moderadamente el crecimiento de las ganancias”, expone.

En cuanto al crecimiento de la cartera, señala que se ha mantenido bueno con un alza de 9.8% interanual a septiembre pasado, que no obstante, representa una desaceleración. La calificadora espera que esta tendencia continúe, pero aún hay potencial para seguir con la bancarización.

“Las incertidumbres relacionadas con las elecciones presidenciales de julio de 2018 podrían desafiar la perspectiva a corto plazo. El potencial de reducción del gasto público en proyectos de infraestructura a largo plazo aumentó la incertidumbre relacionada con las renegociaciones de TLCAN, aspecto adicional a considerar en las perspectivas de inversión y crecimiento que probablemente podría afectar las de los bancos”.

De igual forma, la agencia refiere que el aumento de las tasas de interés la mayor inflación y la incertidumbre económica prevaleciente derivada de las renegociaciones del TLCAN, podrían presionar moderadamente las métricas de calidad de los activos en el 2018, particularmente en los sectores de consumo y de pequeñas y medianas empresas, aunque considera que el deterioro, si lo hay, sería moderado.

Desde su perspectiva, las razones de capital de la banca mexicana seguirán resistentes y capaces de absorber posibles presiones moderadas sobre la calidad de los activos durante el 2018.

“Las reservas amplias por pérdidas crediticias de los bancos serán otro amortiguador para mantener las pérdidas de crédito. Por otro lado, los bancos mexicanos conservan una buena estructura de financiación y perfiles de liquidez mejorados recientemente debido a requisitos regulatorios más estrictos”.

Fitch destaca que aunque no es su escenario base, la anulación del TLCAN podría afectar el sistema bancario si las perspectivas de crecimiento económico y la confianza de los negocios y los consumidores se deterioraran materialmente, lo que impactaría negativamente a las expectativas de crecimiento crediticio y los costos.

“La calidad de los activos también podría verse afectada, ya que existen exposiciones a los sectores corporativos que podrían verse más impactados en ese escenario adverso. Las carteras de préstamos al consumo y Pymes también podrían ver el deterioro de la calidad de los activos si hubiera un impacto material en el crecimiento, la inversión y el desempleo”, expone.

La agencia refiere, empero, que el desempeño de los bancos en el 2017 ha sido positivo y ha mejorado a pesar de las incertidumbres internacionales y locales imperantes.

Banca ve buenos crecimientos

La Asociación de Bancos de México (ABM), por su parte, ha señalado que, pese a la incertidumbre, será otro buen año para la banca, con crecimiento del crédito a doble dígito.

“En este escenario complejo en el que se ha desenvuelto nuestro país y la banca, seguimos con un crecimiento muy sólido (…) nuestro sistema no sólo crece bien en el crédito, que sigue expandiéndose alrededor de doble dígito, sino que además lo hace con una calidad muy buena”, señaló hace algunas semanas Marcos Martínez, presidente del organismo.

Añadió: “no es el año más fácil, pero tampoco es algo que nos pueda descarrilar con la fortaleza que tenemos institucionalmente”.

erp