Citigroup, el tercer banco estadounidense por gestión de activos, ha anunciado una profunda reorganización en su organigrama en la que gana peso el directivo español Paco Ybarra.

A partir del 1 de mayo, Ybarra asumirá las riendas de la actividad de banca institucional, que engloba los negocios de banca de inversión y corporativa, mercados de capitales, banca privada y banca transaccional de Citi en todo el mundo, agrupados bajo las siglas ICG. Ybarra sustituye en el puesto a James Forese, que se retira después de más de 34 años en la entidad y que para muchos era considerado el número dos. Según fuentes cercanas a Citi, Forese discrepaba con la estrategia de la firma.

La actividad de banca institucional es la de mayor relevancia en Citigroup, con presencia en un centenar de países y responsable del 50% de los ingresos el año pasado. La otra gran área es banca de consumo, liderada por Stephen Bird.

Ybarra, nacido en Castellón en 1961, reportará directamente al consejero delegado del banco estadounidense, Michael Corbat. El directivo se incorporó a la entidad en 1987 en Madrid. Licenciado en economía por la Universidad de Valencia y MBA por el IESE, Ybarra ha trabajado en distintos puestos de responsabilidad del banco en ciudades como México, Nueva York, Singapur. Actualmente, está afincado en Londres, donde es uno de los directivos de mayor prestigio de la City.

Españoles en la cúpula

Otros españoles destacados en la cúpula de Citigroup son Manolo Falcó, ascendido recientemente a codirector global de banca de inversión, e Ignacio Gutiérrez-Orrantia, presidente de banca de inversión y corporativa en Europa.

Entre los diferentes cambios anunciados ayer por la entidad, figura también la salida de Francisco Aristeguieta como responsable de la región de Asia-Pacífico. Por su parte, Carey Lathrop y Andy Morton ocuparán el puesto de Ybarra.

Las acciones de Citigroup permanecían ayer prácticamente planas tras los anuncios. El banco se valora en algo más de 150.000 millones de dólares en Wall Street.

Discreción

Quienes conocen a Paco Ybarra destacan su discreción y sencillez, que le ha llevado incluso a recortar su apellido (el nombre en su pasaporte es Francisco Fernández de Yarra del Rey) o a usar el metro para ir a las oficinas del banco en el distrito londinense de Canary Wharf. Casado con una catalana y con tres hijos nacidos en distintas partes del mundo, rehúye las apariciones públicas y prefiere centrarse en la gestión de sus equipos internos.

Uno de sus principales compromisos externos es la presidencia de la asociación de los antiguos alumnos en Reino Unido del IESE, escuela de negocios con la que siempre se muestra agradecido por facilitarle el salto al sector bancario tras su MBA.

Dice no aburrirse, pese a llevar más de tres décadas en Citi, al haber pasado por oficinas del banco en tres continentes y asumir retos diferentes. Estar afincado en Londres pero llevando una división global, le permite evitar los madrugones, con un horario a caballo entre las jornadas de los mercados en Europa y Estados Unidos.