Antonio Rodríguez-Pina, presidente y consejero delegado de Deutsche Bank en España, indicó en entrevista que la posible venta de la banca minorista, ya descartada, les ha impedido crecer en el área de grandes patrimonios.

Antonio Rodríguez-Pina es presidente y consejero delegado de Deutsche Bank en España desde el 2004. Trabajó durante 18 años en diversos bancos de inversión. Empezó en Santander de Negocios y después pasó por Salomon Brothers, Bankers Trust y Credit Suisse First Boston, donde llegó a ser primer ejecutivo en España. Hace un mes logró convencer al presidente del grupo Deutsche Bank de lo importante que era seguir siendo la única marca extranjera con banca minorista en España —sólo queda ING– tras la salida de Barclays y de otros competidores.

Deutsche Bank decidió suspender la venta del negocio español de banca comercial. ¿Cuáles son las razones de este cambio?

Hace un año, el grupo en Alemania estaba en una situación muy delicada, que se solucionó con una ampliación de capital que ya no hacía necesaria, entre otras, la venta de nuestra red minorista. Es número uno en calidad de servicio y tiene una clientela de renta media-alta que la hacen muy atractiva. Este negocio no se ha dejado de vender porque el precio no fuera bueno, sino porque tiene sinergias con nuestra actividad de banca corporativa y de banca de inversión. También ha influido la mejora de la economía española.

¿Cómo se va a potenciar la presencia del banco en España?

Estamos trabajando en un plan estratégico a cinco años que pasa por invertir más en banca minorista y que debe ser aprobado por el consejo de Deutsche Bank en Alemania. No tenemos todavía cifras concretas, pero sí el compromiso del grupo de hacer una mayor inversión en digitalización. No tenemos evidencia de habernos quedado atrás en eso, pero es evidente que hay competidores que han invertido más que nosotros en los últimos años. También vamos a optimizar nuestra red.

Los resultados de los últimos años en banca comercial han sido discretos. ¿Qué medidas está adoptando para relanzarlos?

El saneamiento está prácticamente concluido, las provisiones han vuelto a niveles normalizados y la rentabilidad va a dar sorpresas muy favorables este mismo año.

¿A pesar de las bajas tasas de interés?

Nos afectan, pero no tanto porque tenemos la ventaja de que somos el banco que mayor proporción de ingresos tiene por productos de inversión, por productos de ahorro y por productos de empresa.

Hace unos años, Deutsche ayudó a captar inversionistas latinoamericanos para reforzar el capital de varios bancos españoles, como Antonio del Valle, en Popular, y Jaime Gilinski y David Martínez, en Sabadell. No está claro; sin embargo, que esta experiencia haya sido buena para todos (...) Se trata de inversionistas muy experimentados y muy profesionales. Querían diversificar riesgos aprovechando la oportunidad de la recuperación española. A algunos les ha ido bien y a otros no, porque el saneamiento de los bancos se ha alargado o incluso se ha complicado más de lo debido. No obstante, la actitud de estos inversionistas nunca ha sido de reproche.

¿La entidad tiene pensado entrar en nuevos negocios?

Somos el banco extranjero presente en el mayor número de actividades. No se me ocurren áreas de negocio nuevas en España, pero sí formas nuevas de prestar esos servicios.

¿Cree que el proceso de fusiones bancarias ha acabado en España?

La reestructuración necesaria para asegurar la solvencia y el buen funcionamiento del sistema está concluida. Sin embargo, en un entorno cambiante por la digitalización y la necesidad de economías de escala, no descartaría más integraciones en busca de una mayor rentabilidad.