El mercado se mantendrá cauteloso acerca de México conforme conozcan el resultado de la negociación del presupuesto para el 2019, la próxima consulta, programada para marzo, y los detalles con los que operará legalmente la figura de las consultas, coincidieron estrategas de BNP Paribas y Barclays.

Los dichos del presidente constitucional en su toma de protesta y frente a la gente que acudió a la Plaza de la Constitución, sobre la suspensión de rondas petroleras; el “rescate a Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE); así como las intenciones de incrementar el gasto social eran ya conocidos y estaban descontados en los precios de los activos de México, consideró desde Nueva York el jefe de Research para América Latina en Barclays, Marco Oviedo.

Seguramente los inversionistas esperarán a ver el resultado de la negociación del presupuesto y particularmente identificarán qué tan realistas son los números, coincidió el economista en jefe para México en BNP Paribas, Joel Virgen.

De entrada, dice que los programas anunciados como el de pensión universal a todos los adultos mayores, incluso los que son pensionados del IMSS e ISSSTE, y la nómina al programa de apoyo a los jóvenes costarán entre 1.2 y 2 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), un monto que equivale a lo que actualmente está en ejecución como subsidios. “Asumiendo que esa reasignación de recursos es viable hacerla. El problema es que irán creciendo anualmente, y en cuatro años, será insuficiente esta asignación, de manera que se tendrá que resolver con mayores impuestos o endeudamiento”, acotó el estratega de Barclays.

Desde Nueva York, destaca que la confirmación presidencial de una disminución del IVA de 16 a 8% para los estados de la frontera norte, así como la reducción del ISR a 20% restará recursos al gobierno. “Tal como lo anunció, puedo decir que no dan los números (...) y menos para alcanzar un superávit primario de 1% del PIB”.

Supuestos, bajo la lupa

Desde el centro de Wall Street Joel Virgen destacó que los inversionistas están ávidos de información y detalles sobre la política económica del año entrante, porque aún entendiendo que se trata de un cambio de régimen, tienen que analizar los ajustes que propondrán en el presupuesto para el 2019.

“No es una transición normal. Es un cambio de régimen que trata de enlazar el nuevo orden de un gobierno con orientación nacionalista muy marcada.

El estratega de BNP Paribas sostiene que el manejo de términos como autosuficiencia, paraestatales al centro, impulso al campo y la pesca para hacer eficientes a estas actividades es evidencia del cambio de orientación económica bajo esta administración, lo que advierte, dará lugar a una revaluación de sectores atractivos para las inversiones.

“Una vez que terminen de hacer ajustes, los inversionistas revaluarán los sectores que tendrán atractivo en este nuevo gobierno y redirigirán sus inversiones”, consignó.

Considera que el dicho consistente del presidente sobre el respeto a la autonomía del Banco de México evidencia que “hay conciencia de que no quieren dañar la percepción de los inversionistas y que se trata de una preocupación para el mercado”.

[email protected]