Para este 2018, el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) buscará realizar la entrega de recursos del programa Prospera a alrededor de 1 millón beneficiarios mediante un canal abierto, y no cerrado, con la finalidad de disminuir el uso del efectivo y los riesgos que esto conlleva.

En entrevista, Virgilio Andrade Martínez, titular del Bansefi, indicó que esta labor que realizaría el banco durante el 2018 significaría sólo un reforzamiento de la tarea que ha realizado este organismo desde hace algunos años para que en un futuro se logre una total bancarización dentro de este esquema que abarque a los 6.6 millones de beneficiarios actuales.

“Hace tiempo Bansefi ha sido el encargado de distribuir la ayuda de Prospera. Ahora el propósito que quedará consolidado al final de esta administración y en este año, consiste en que a cuando menos a 1 millón 350,000 personas de Prospera se les hará el depósito de su ayuda en una cuenta bancaria en lugar de darles el dinero en efectivo”, explicó Andrade Martínez.

“Se les dará una tarjeta de débito (a los beneficiarios), con la que podrán hacer compras en los establecimientos comerciales de los bienes que consumen o retirar su dinero en los cajeros correspondientes”, añadió.

De acuerdo con el Bansefi, con la modalidad de canal abierto, el retiro de los apoyos se realiza por medio de cajeros en instituciones bancarias o vía la red de corresponsales con las que el banco tiene convenio, como las oficinas de Telecomm, mientras que en canal cerrado la entrega del dinero se realiza en efectivo y en sedes temporales.

En la actualidad, alrededor de 1.5 millones de personas beneficiarias del Prospera ya pueden disponer de sus apoyos bajo la modalidad de canal abierto, vía su tarjeta de débito, y en este año se sumarían poco más de 1 millón.

Con esto, la administración actual terminaría con alrededor de 3 millones de beneficiarios de Prospera que pueden disponer de sus recursos en la modalidad de canal abierto es decir, en sucursales, cajeros o comercios, mientras que el resto, alrededor de 3.5 millones, estarían a la espera de migrar.

Andrade Martínez afirmó que para lograr una total bancarización de este esquema social, el más importante en la actualidad, es necesario que el banco impulse las condiciones para ampliar su red de corresponsalías además de que se analizan opciones de tecnología financiera (fintech) para poder hacer más fácil la entrega de estos recursos.

“Los beneficiarios restantes estarían a la espera de que el propio banco impulse las condiciones de servicios de corresponsalía o incluso de establecimientos comerciales que cuenten con la posibilidad de hacer transacciones con tarjetas bancarias.

Con base en esta evolución, sin descartar lo que pudiera tener en el mediano plazo cualquier esquema fintech, podríamos hablar de una bancarización completa (del programa) que es la aspiración de largo plazo”, añadió el funcionario.

El titular del Bansefi enfatizó los beneficios de la modalidad de canal abierto: “Los beneficiarios tendrán una cuenta bancaria abierta de manera permanente toda su vida donde podrán ligar depósitos producto de su propio trabajo o de la ayuda que reciban; tendrán la oportunidad de tener mejor guardado su dinero para fomentar la cultura del ahorro y con el dinero ahorrado potencialmente ser sujetos de crédito dentro del propio sistema financiero”.

Andrade Martínez reiteró que con la dispersión de recursos mediante tarjetas de débito se disminuyen los riesgos del traslado en efectivo: “La distribución directa de dinero en efectivo siempre genera riesgos y costos para todos, por lo tanto, el hecho de ir sustituyendo la distribución del efectivo por la apertura de cuentas bancarias y depositar ahí la ayuda que le corresponde a cada persona coadyuva a tener un servicio financiero más seguro”.

El funcionario aclaró que aunque el banco cuenta con 426 sucursales en todo el país, su alianza con Telecomm le permite tener presencia con más de 2,000 puntos de acceso en 650 municipios de México, de los cuales en 279 son la única opción de acceso a los servicios financieros.

“Telecomm nos ha permitido que, en lugar de tener solamente 426 sucursales, dispongamos de 1,700 oficinas adicionales disponibles, lo cual nos lleva a tener más de 2,000 lugares donde las personas pueden ser atendidas respecto a sus cuentas bancarias que tienen en Bansefi”, concluyó.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx