El Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró la validez de la disposición de la Constitución de la Ciudad de México en la que se establece la conformación del Congreso con 33 diputados de representación proporcional y 33 de mayoría relativa.

Aunque el proyecto del ministro Javier Láynez Potisek se inclinaba a la inconstitucionalidad del precepto, por una mayoría de 10 votos los togados se pronunciaron en contra de la propuesta.

De acuerdo con el plan rechazado por la mayoría de ministros, el precepto se proponía considerarlo inválido pues aunque los estados definen el porcentaje que les convenga, se debían favorecer las diputaciones de mayoría relativa.

Los congresos locales deben de estar integrados mayoritariamente por representantes electos por el principio de mayoría relativa, así sea mínima, es decir, no se pretende que este tribunal en pleno establezca porcentaje alguno , expuso Láynez Potisek.

Sin embargo, los ministros coincidieron en que los estados tienen la libertad de configurar sus legislaturas, ya que en la Constitución federal no existe disposición que les obligue a seguir un modelo definido, por lo que podrán decidir por sistemas mixtos.

Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena destacó que la pregunta a responder era si la Asamblea Constituyente tenía la libertad para establecer porcentajes equitativos entre los principios de mayoría relativa y de representación proporcional o si debía respetar la superioridad del principio de mayoría relativa.

Considero que la Constitución federal no impone a las entidades federativas la obligación de diseñar órganos legislativos considerando la superioridad del principio de mayoría relativa sobre el de representación proporcional , dijo.

En su oportunidad, Norma Piña Hernández expuso que no existe un fundamento constitucional que establezca que los partidos tengan el principio de mayoría relativa en mayor proporción .

No encuentro razones para dar preeminencia al principio mayoritario sobre el de representación proporcional, pues es sabido que el principio de mayoría relativa, aisladamente, puede distorsionar incluso la voluntad de los electores .

En tanto, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea planteó que un Congreso que decidiera integrarse con una mayoría de legisladores de representación proporcional reflejaría de mejor manera los porcentajes de votos obtenidos para cada partido .

En cambio, una Legislatura que decidiera elegir únicamente a un diputado de minoría incumpliría el principio de pluralidad al cual se ha dado pase desde la incorporación del sistema mixto en nuestra Constitución , dijo.

Alberto Pérez Dayán detalló que si no existe una disposición expresa que impida la libertad de los congresos para configurarse, no debe condicionarse la decisión para determinar lo que consideren más conveniente.

No entender así la libertad de jurisdicción, la libertad de configuración y darle una serie de límites no contenidos en la propia Constitución sería cualquier cosa, menos que una libertad de configuración, y afectaría todo lo que este órgano jurisdiccional ha definido en torno a ella , sostuvo.

En tanto, Jorge Pardo Rebolledo destacó que contrario a priorizar alguno de los dos principios (mayoría relativa y representación proporcional), se plantea un esquema de equidad totalmente paritario.

Lo que tenemos que cuidar es que no haya sobrerrepresentación y que no haya subrepresentación, y esto está garantizado con los propios porcentajes que retoma en este caso la Constitución de la Ciudad de México , manifestó.

Cabe destacar que en las diputaciones de mayoría los candidatos tienen que buscar el voto para ganarla, y en la representación proporcional se distribuyen las diputaciones entre partidos según la votación total obtenida.

leopoldo.hernandez@eleconomista.mx