El ejercicio ciudadano transcurrió en completa calma, sin incidentes graves.

A media tarde, tras emitir su opinión en la mesa de votación correspondiente a su sección electoral, Estefany afirmó que la primera Consulta Popular servirá de ejemplo.

A lo mejor no se podrá enjuiciar a los cinco expresidentes, como propuso el presidente Andrés Manuel López Obrador, explicó la joven mercadóloga, porque ello será complicado, pero sí servirá para que los funcionarios públicos del presente y del futuro, incluido el tabasqueño, sepan lo que les espera si fallan.

“Puede ser algo que ponga el ejemplo, si no para enjuiciar a los expresidentes porque eso va a ser difícil que suceda, sí para hacerlo con todos los políticos, de cualquier cargo; un antecedente para los futuros, creo que eso es lo importante. Veo complicado que se tome alguna decisión fuerte con los anteriores presidentes, pero puede ser importante como antecedente para cualquier funcionario que en el futuro trate de abusar de los ciudadanos que los llevaron a donde están”.

Opinó que “está bien” que se juzgue a todos los actores políticos, como interpretó que fue la pregunta de la consulta, “porque ya han abusado mucho de su poder”.

Fernando Arámbula, jubilado de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), empresa pública en que se desempeñó como técnico electricista, dijo confiar en que el resultado de la Consulta Popular será obligatorio.

Aunque no se alcanzara el nivel requerido de participación para que el resultado sea vinculante, abundó al comentarle que para ello se requiere de más de 37 millones de opiniones, es importante “que sepan los expresidentes que la gente quiere que paren en la cárcel; de plano”.

El resultado de la consulta, estimó el hombre de 68 años, “tiene que ser algo increíble políticamente”.

Consideró también que “no había necesidad de la consulta porque si alguien es culpable hay que aplicar la ley. Le están dando muchas vueltas, no sé por qué. El que es culpable va para el bote, rápido, sin hacer este tipo de consultas. No había necesidad de gastar en papeletas. Simplemente, si el gobierno sabe que alguien es culpable, que lo mande a la cárcel, porque en esta vida cada quien se gana lo que hace”, puntualizó a su regreso a casa tras ejercer su prerrogativa constitucional.

rolando.ramos@eleconomista.mx