El asesino de la universitaria Karen Esquivel, de 19 años, y la señora Adriana Hernández, de 52, fue sentenciado a prisión vitalicia por doble feminicidio, cometido en Naucalpan, Estado de México, el pasado 22 de septiembre.

Con lo anterior, la Fiscalía Especializada en Feminicidios de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) logró la primera sentencia de prisión vitalicia por feminicidio que se da a nivel nacional.

La juez Mariana Edith Gutiérrez Hernández determinó la noche del lunes la sentencia de Fernando González García por el mencionado delito con agravantes especiales por abuso sexual en el caso de la joven y por ataque a una mujer con discapacidad, en lo que refiere a Adriana.

La madre de la joven estudiante dio a conocer en una carta que, gracias al apoyo de familiares, vecinos y compañeros, quienes indignados por el caso y en muestra de solidaridad, realizaron una campaña en redes sociales y se manifestaron para exigir justicia, se logró una resolución favorable.

Karen desapareció el 22 de septiembre pasado en Lomas Verdes y días después su cuerpo, y el de Adriana, fueron hallados dentro de unas maletas en la vivienda del ahora sentenciado.

Además de los familiares, amigos y población, tras el hallazgo, la Universidad Tecnológica de México expresó su consternación e hizo un enérgico llamado a las autoridades del Estado de México para que hiciera una investigación exhaustiva y esclareciera el homicidio.

La madre de la víctima señaló que la sentencia de cadena perpetua al asesino es un detonante para frenar la ola de feminicidios en el país y para animar a las víctimas y ofendidos por violencia de género a denunciar y dar continuidad a los casos.