El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, anunció que como parte de la reducción que aceptó el gobierno de México, el país sólo recibirá el martes 219,350 dosis de las vacunas de Pfizer contra Covid-19, lo que significa el 50% de las que venía recibiendo semanalmente, y que el laboratorio dejará de enviar este medicamento durante las próximas tres semanas. 

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el funcionario dijo que las vacunas que México no recibirá por la suspensión de estos envíos, serán repuestas en el embarque que se planea que llegará el próximo 15 de febrero.

“La consecuencia para el embarque que está programado para mañana, iba a ser un embarque semejante al de la semana pasada de 439,725 dosis, ha sido adaptado 50% menos y vamos a recibir la mitad: 219,350 dosis y estas llegarán al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y al aeropuerto de Monterrey, Nuevo León. En Monterrey se conservarán 1,950 dosis y 3,900 serán enviadas vía terrestre por cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional hacia Saltillo, Coahuila, y ambos paquetes serán para cubrir las segundas dosis (...) Y en la Ciudad de México permanecerán 190,125 dosis y 23,400 serán enviadas al Estado de México para que de ahí sean distribuidas".

“En este momento tenemos esta reducción al 50% y tendremos un diferimiento hasta el 15 de febrero; los embarques que estaban programados el 25 de enero, el 2 y 9 de febrero, no llegarán; y llegarán el 15 de febrero, pero hay una reposición. Los tres embarques que no ocurrirán entrarán en un abastecimiento aún mayor el 15 de febrero, no perdemos vacuna, solamente se retrasa”, dijo.   

López-Gatell mencionó que el martes 19 de enero dará a conocer un informe sobre la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para diferir de 21 a 28 días, e incluso 41 días, la aplicación de la segunda dosis de la vacuna de Pfizer.

“Es muy importante considerar el tema del diferimiento de las dosis. Ya sabíamos, porque esto fue anunciado desde el año pasado, este planteamiento de que se podría diferir hasta 28 días. Con solo ganar esos 28 días en vez de tener 21 días, ya tenemos un número sustancial de miembros del personal que puede no tocarles en el día 21, sino en el día 28”, aseveró.

López-Gatell aseguró que la reducción del suministro de la vacuna de Pfizer no afectará el operativo correcaminos de vacunación ni tampoco el inicio de la inmunización de personas adultas mayores. “No va a tener mayor consecuencia”, garantizó.

El funcionario argumentó que Pfizer argumentó que está haciendo una adaptación en su planta de Bélgica para tener una capacidad cuatro veces mayor de producción de la vacuna contra Covid-19. Cuestionado sobre si esta situación de retraso está en el contrato con el laboratorio, López-Gatell dijo que sí, aunque no mencionó detalles.

Dijo que el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, por indicación del presidente Andrés Manuel López Obrador, se encuentra en negociaciones con el gerente general de Pfizer para que no sea tres semanas de desabasto, sino un poco menos.

Acerca del envío a México desde Argentina de la sustancia activa de la vacuna de AstraZeneca, el médico especialista refirió que ese proceso va bien, aunque sin ofreció detalles de cuándo podría comenzar la distribución en nuestro país.

Sobre la vacuna de Cansino, refirió que se contrataron 35 millones de dosis, aunque admitió que la Cofepris aún no aprueba su uso de emergencia en México. Indicó que el próximo viernes se presentará la documentación por parte de esa farmacéutica sobre su ensayo de fase tres.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg