Guillermo Terán Pulido, fiscal especial de Investigación para la Atención del Delito del Secuestro de la PGJDF, consignó ayer a dos mujeres integrantes de una banda de secuestradores que operaba en la capital y Estado de México, relacionadas al momento a cuatro ilícitos, mientras continúan la búsqueda de otros siete cómplices en los estados de Querétaro, Baja California, Guanajuato y zona mexiquense.

El fiscal de la conocida como Fuerza Antisecuestros (FAS) de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), dijo en conferencia que las primeras detenidas son Ana Karen Torres Carrera y Noemí Cruz Jiménez, quienes participaban en las privaciones ilegales de la libertad, realizaban negociaciones y cobros por los rescates de cuatro ilícitos que tiene debidamente registrados la Procuraduría.

De acuerdo con el funcionario capitalino, a través de la plataforma tecnológica y coordinación entre la Policía de Investigación (PDI) y Ministerio Público de la FAS, se logró ubicar y conocer la identidad de Torres Carrera, quien fue detenida en la calle San Mateo, colonia La Preciosa, delegación Azcapotzalco y Cruz Jiménez en el estado de Oaxaca, mediante oficio de colaboración con las autoridades de esa entidad.

El fiscal relató que el primer evento ocurrió el 8 de septiembre de 2015, el afectado, un menor de edad, estaba en su domicilio ubicado en el municipio mexiquense de Tultitlán, cuando recibió una llamada telefónica de una mujer que gritaba pidiendo ayuda, se le pidió recolectar cosas de valor e ir a la colonia Ampliación Petrolera, donde la mantuvieron cautiva.

Terán Pulido, detalló otros tres eventos delictivos más, para después informar que se ejercitó acción penal contra ambas, las cuales fueron ingresadas al Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla, como probables responsables del delito de secuestro agravado, ilícito por el que podrían hacerse acreedoras a una pena de prisión de 50 a 90 años, por cada evento de acuerdo al Código Penal.

rtorres@eleconomista.com.mx

mfh