Un juez arraigó por 40 días al narcotraficante Héctor Luis el Güero Palma Salazar, mientras la Fiscalía General de la República (FGR) arma un nuevo expediente en su contra por delitos contra la salud y delincuencia organizada.

La FGR explicó que el arraigo fue obtenido por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de un juez de Distrito adscrito al Centro Nacional de Justicia Especializado en Control de Técnicas de Investigación, Arraigo e Intervención de Comunicaciones. Por ello, Palma Salazar fue trasladado al Centro de Investigaciones Federales de la Fiscalía General de la República.

La FGR mencionó que luego de que un juez federal en Jalisco absolvió al fundador del Cártel de Sinaloa del delito de delincuencia organizada, y éste sería puesto en libertad, la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Contra la Salud emitió un acuerdo de detención por caso urgente, al existir riesgo fundado de que el indiciado podría sustraerse de la acción de la justicia.

El acuerdo fue cumplimentado el 4 de mayo por elementos de la Policía Federal Ministerial, al momento en que Palma Salazar se disponía a abandonar el Centro Federal de Readaptación Social Número 1, conocido como el Altiplano.

Posteriormente, en instalaciones de la SEIDO, Palma Salazar rindió su declaración ministerial asistido en todo momento por su defensor particular.

“Por lo anterior y toda vez que el indiciado se encuentra probablemente relacionado con hechos constitutivos de delitos contra la salud y delincuencia organizada, a efecto de allegarse de mayores datos de prueba, el MPF solicitó ante la autoridad jurisdiccional competente, medida cautelar de arraigo”, explicó la FGR.

Antecedentes

Héctor Luis Palma Salazar fue famoso por su nivel de cooptación de las autoridades mexicanas.

Fue detenido en 1995. Para entonces ya había sido clasificado como uno de los capos más violentos y sanguinarios que, junto con su socio Joaquín Guzmán Loera, emprendió una guerra en Baja California por el control del territorio con el Cártel de Félix Gallardo, quien había sido su mentor.

Un perfil psicológico y criminológico realizado por las autoridades mexicanas describió a Palma Salazar de “baja adaptabilidad social, con un índice de estado peligroso alto”.

La conducta violenta de “El Güero” Palma se incrementó cuando su esposa Guadalupe Leija Serrano, y sus dos hijos, Nataly y Héctor, de cuatro y cinco años, fueron asesinados por el venezolano Rafael Clavel Moreno, el Buen Mozo, quien fue infiltrado por Miguel Ángel Félix Gallardo en el primer círculo de Palma.

En venganza, Palma ordenó el asesinato de Clavel en una prisión de Venezuela, así como a su abogado y tres hijos del venezolano.

politica@eleconomista.mx