El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, aseguró que las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, no se pueden preservar porque tarde o temprano quedarán hundidas.

Por ese motivo, calificó como una “barbaridad” la posibilidad de un juez le ordene al gobierno federal preservar dichas obras. Incluso, aseveró que lo construido en Texcoco, ya está hundido por varios centímetros.

“Yo quisiera aclarar que lo que está construido es prácticamente nada. Hay unos foniles que iban a ser la estructura de ese magno techo, que iba a costar trabajo hasta limpiarlo, y esto todo lo que hay; hay una cimentación muy amplia, no está más que el apisonado para lo que iban a ser las pistas; y está la gran plataforma de lo que iba a ser la terminal. Está, digamos, la base de la cimentación es todo lo que hay.

“Es una cantidad enorme de gasto, de concreto, de pilotes, todo está enterrado. Entonces, eso no se puede preservar así por las propias condiciones del terreno; es un terreno que se hunde, que sube, que baja, que se mueve diferencialmente”, comentó.

Durante la conferencia de prensa esta mañana del presidente Andrés Manuel López Obrador, el funcionario aseguró que las obras del NAIM se tienen que mantener “con un peso para que no flote, para que no se suba o para que no se hunda. Entonces, la conservación de eso una barbaridad, no sirve para nada”.

“Desde un punto de vista legal, hay un amparo para que se preserven las obras, porque existe la idea de que a lo mejor un día alguien decide volver a hacer el aeropuerto de Texcoco; cada día hay más información, más datos, más constancias de que eso no debió haber sido nunca construido.

“Eso ya se ha hundido -desde que se paró esto- varios centímetros hoy, está instrumentado, es una barbaridad. Si legalmente tiene algún juicio, ingenierilmente (sic) no tiene ninguna razón de ser”, sentenció.

[email protected]