El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advirtió que México es uno de los países con mayores pérdidas económicas ocasionadas por desastres climáticos, por lo que aseguró que el Fondo para la Atención de Emergencias (Fonden) reduce el impacto negativo de los desastres y promueve el desarrollo sostenible.

En una reunión con la Comisión de Protección Civil y Prevención de Desastres de la Cámara de Diputados, el asesor del Programa de Apoyo a la Reducción de Riesgos de Desastres en México del PNUD, Mauricio Escalante, resaltó que para hacer frente a desastres geológicos y climáticos se requieren mecanismos planificados para la atención y reconstrucción con visión de desarrollo.

“Difícilmente con la recurrencia de eventos que ocasionan los desastres se pueden tener mecanismos ágiles, reorientando recursos de programas existentes para atender estos efectos en un escenario en donde no existieran los instrumentos financieros”.

Explicó que los desastres en el país cuestan entre 0.5 y 0.7% del PIB. Sin embargo, al Fonden se le destina 0.4% del PIB, por lo que enfatizó que se debe robustecer su financiamiento.

Por su parte, el coordinador del mismo programa del PNUD, Xavier Moya, dijo que las reformas al Fonden se deben centrar en dotarlo de transparencia y planear para reconstruir con menor riesgo.