Los Órganos Internos de Control de las dependencias del gobierno federal están en proceso de desmantelamiento y sus titulares son nombrados por cuotas partidistas o amiguismo, lo que provoca que sus revisiones a las cuentas sean halagos frente a sus auditados, reconocieron el encargado de despacho de la Secretaría de la Función Pública, Julián Olivas, y el Contralor General del IFE, Gregorio Guerrero Pozas.

Durante su participación en la presentación del libro Modelo de una Contraloría General en un órgano institucional autónomo, el subsecretario Julián Olivas dijo que debe haber controles, como un dictamen independiente, que garanticen que los titulares de los OIC cumplen con los requisitos de independencia y profesionalismo, y no fueron nombrados por cuotas o amiguismo, como sucede actualmente.

Por su parte, Gregorio Guerrero afirmó que para nadie es un misterio la presión que le significa al titular de un OIC presentar sus informes sobre auditorías, pero sus resultados, dijo, no son espacios ni para el resguardo de amistades ni para el lucimiento político, y menos aún una agencia de colocación . Alertó que con el argumento de modernidad, se ha venido desmantelando la estructura y el énfasis en los trabajos de auditoría y responsabilidad administrativas para privilegiar labores preventivas en los OIC.