El canciller Marcelo Ebrard informó que para la implementación del Plan de Desarrollo Integral, compuesto por cuatro ejes: origen, tránsito, destino y retorno, México invertirá en los próximos cinco años poco más de 30,000 millones de dólares y que cambiará su política migratoria para responder a las necesidades que requiere el sur del país así como Centroamérica.

En el marco de la Conferencia Intergubernamental para la adopción del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de la ONU celebrada en Marrakech, Marruecos, el canciller Marcelo Ebrard junto con sus homólogos de Guatemala, Honduras y El Salvador presentaron detalles del Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica.

En su participación Ebrard señaló que México ha asumido el compromiso de cooperar y estar cerca con los países de Centroamérica, pues se tiene la certeza de que este plan es factible, posible y eficaz.

“México va a cambiar su política migratoria, México va a hacerlos sentir orgullosos del Pacto que hemos adoptado para una migración segura, ordenada y regular. Vamos a cambiar las cosas y por nosotros hablarán nuestros hechos”, aseguró.

Ante la diferencia de ideas para abordar el fenómeno migratorio, Ebrard precisó que tanto México como varios países coinciden en regular la migración desde una perspectiva de los derechos humanos.

Respecto a la adopción del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular el canciller opinó que este será efectivo si se convierte en acciones y políticas que contribuyan al desarrollo de los países y a la gobernanza internacional del fenómeno migratorio.

“Cuenten con México, estamos resueltos y convencidos para cumplir y defender el Pacto Mundial para la Migración segura, ordenada y Regular”, concluyó.