Los candidatos, de los partidos que intentaron concretar una alianza (PRD y PAN) en el Estado de México tienen plataformas electorales radicalmente distintas.

Alejandro Encinas (PRD) promete repetir el esquema del Distrito Federal, con los programas sociales y de becas, mientras que el panista Luis Felipe Bravo Mena le apuesta al mejoramiento de la calidad de vida y reducción de la pobreza.

Si se revisa las plataformas electorales de ambos, una de las diferencias que salta es en materia de empleo.

Encinas plantea no sólo crear un fondo para el fomento económico, sino también un organismo para el alumbrado público, el cual dé empleo a los extrabajadores de Luz y Fuerza del Centro.

El panista pretende emprender mecanismos de participación por región y a nivel estatal para desatar las vocaciones productivas.

Ambos candidatos tienen 10 compromisos de gobierno. Sin embargo, Encinas quiere repetir el esquema de programas vigentes en el DF, por ejemplo, la creación del seguro de desempleo y el programa de comedores populares para combatir la desnutrición.

Elevar a rango de ley el derecho a la pensión universal para los mayores de 68 años, quienes recibirán el equivalente a medio salario mínimo (860 pesos mensuales), pensiones a discapacitados y madres solteras. Becas en preescolar, primaria, secundaria y preparatoria; uniformes gratuitos y útiles escolares.

Bravo Mena, por su parte, busca una reforma integral del sistema de seguridad; reordenar el desarrollo de la ciudades, zonas rurales y transporte, educación de calidad.

En materia de salud y nutrición, el panista prioriza fortalecer el Seguro Popular y reducir la pobreza.

La plataforma del candidato blanquiazul hace énfasis en la transparencia. La propuesta es que la administración estatal se abra al escrutinio, para ello se busca la participación organizaciones y consejo ciudadanos.

[email protected]