Hay una pregunta cíclica que se presenta cada que arranca una nueva administración estatal en Chihuahua: ¿ahora con quién va a pactar el nuevo gobierno?; sin embargo, en estos momentos no existen elementos sólidos que permitan sostener o comprobar la hipótesis de que el clima de inseguridad que ocurre en la entidad se deba a este tipo de arreglos, aseveró la investigadora de El Colegio de la Frontera Norte, Cecilia Sarabia.

En entrevista, explicó que debido a que la administración pública es producto de la alternancia en el partido en el gobierno se han generado muchas expectativas respecto de que cambiarán muchas formas en las que venía operando el gobierno del estado. Lo cierto es que ha pasado poco tiempo desde el momento en que asumió la gubernatura el nuevo mandatario estatal, el panista Javier Corral, por lo cual aún es muy temprano para hacer ese tipo de análisis.

El senador con licencia Javier Corral ganó las elecciones del 5 de junio del 2016 con 39.68% de los votos. En segundo lugar quedó Enrique Serrano del PRI, aliado con el PVEM, PANAL y PT que se quedó con sólo 30.74% de los sufragios.

NOTICIA: Javier Corral presenta balance de su gobierno

Es la segunda ocasión en que gobierna el PAN, quien administró la entidad de 1992 a 1998, cuando Francisco Barrio logró por primera vez la alternancia.

La académica comentó que después de haber padecido una crisis de inseguridad sumamente grave en la primera década del siglo, lo que está ocurriendo actualmente en la entidad es un estado de alerta.

En estos momentos sí hay inseguridad, pero no es tan grave como en aquella ocasión, pues los crímenes eran muy sanguinarios y llevaban la intención de exhibir a la víctima y enviar mensajes a través de ellos.

Además, en aquella época había ciertos índices de inseguridad, pero la percepción de ese fenómeno era mucho mayor entre las personas.

NOTICIA: Javier Corral rinde informe de seis meses de gobierno

Ahora, si se habla de percepción respecto de la inseguridad, lo que hay es un temor a volver a padecer la situación que se vivió en el pasado, insistió.

En esta ocasión sí hay inseguridad, no hay que dejar de lado eso, pero no en los mismos niveles.

En la percepción de inseguridad ocurrida en los últimos meses han influido hechos como los asesinatos de los periodistas Miroslava Breach, ocurrido el 23 de marzo pasado, y Jesús Adrián Rodríguez Samaniego, en diciembre del 2016.

Analistas refieren que entre el 2008 y 2011 esta entidad padecía una situación particularmente alarmante pues tan sólo en el 2010 uno de cada cuatro homicidios en el país ocurrió allí, pero luego las tasas de inseguridad bajaron a menos de la mitad y para el 2015 habían disminuido 75%, y en el caso de Ciudad Juárez, 90%, lo cual se convirtió en un caso de éxito.

Pero el problema es que al arranque del 2017 algo pasó. En los últimos seis meses 938 personas han sido asesinadas en esa entidad.

NOTICIA: Javier Corral firma acuerdo de medidas de austeridad

El especialista señala que no son los niveles del 2010, pero no están muy lejos de los del 2008, de los inicios de la escalada.

Además, observa que el ritmo se está acelerando pues en febrero fueron asesinadas seis personas diariamente en promedio, lo cual es alarmante porque en el mismo mes del 2016 el promedio diario era menor a tres .

Para algunos analistas, como Alejandro Hope, lo que podría estar pasando es que se perdió el sentido de urgencia por acabar con la inseguridad.

De acuerdo con el Observatorio Nacional Ciudadano, en enero del 2017, 12 entidades federativas reportaron una tasa de homicidio doloso superior a la tasa nacional (1.74), las cuales fueron: Colima (11.63), Baja California Sur (6.79), Guerrero (4.57) y Chihuahua (4.02).

Cecilia Sarabia Ríos es Profesora e investigadora del Departamento de Estudios de Administración Pública, sede Cd. Juárez, Chihuahua.

[email protected]

abr