Por sobrepoblación las prisiones capitalinas se vuelven ingobernables y es necesario despresurizarlas con la aplicación de penas alternativas, aseveró el ombudsman capitalino, Luis González Placencia.

El comisionado de derechos humanos de la ciudad de México participó en la preinstalación de la Mesa de Seguimiento de las Líneas de Acción de los Derechos de las Personas Privadas de su Libertad en la sede del Gobierno del Distrito Federal.

La CDHDF informó que su titular pidió reconocer las consecuencias a las que ha llevado una política de seguridad en extremo agresiva.

Lo anterior porque "puede tener desde el punto de partida la idea de proteger a las personas, pero a final de cuentas está ocasionando problemas mucho más graves a la hora de tener a un número importante de personas en reclusión".

El ombudsman capitalino detalló que esta política tiene un sentido bien intencionado, pero "lo cierto es que se tiene que revisar y ver lo que está pasando en los centros de reclusión".

Agregó que se ha destacado que los niveles de sobrepoblación de las prisiones capitalinas las vuelven ingobernables y "no es un tema de poner en entredicho la capacidad de los servidores públicos, sino que es un tema de objetividad".

El presidente de la CDHDF manifestó que el Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal puede ayudar a replantear la política pública desde la seguridad pública, además de que hay que revisar alternativas para que las personas no lleguen a la prisión.

Añadió que el encarcelamiento no es la respuesta para abatir la delincuencia; "tener como lógica al encierro me parece que puede resultar contraproducente y se debe pensar, por lo tanto, en esquemas alternativos que permitan buscar mecanismos de solución no privativos de la libertad".

/doch