El presidente de México, Felipe Calderón, expresó ante el Parlamento de Canadá su pesar por la decisión de establecer el requisito de visas a los visitantes mexicanos, el cual no existía entre ambos países, y refrendó la plena disposición para trabajar con el gobierno canadiense para que esa medida temporal pueda ser superada.

Dijo que respeta profundamente el derecho de este país a decidir sobre su sistema de inmigración y confió en que la solución de fondo que analiza el Parlamento de Canadá sea también un puente que permita renovar el vigor del intercambio de visitantes.

Manifestó su pesar por las decisiones que han provocado una caída en el flujo de visitantes mexicanos a Canadá, debido a excesos de quienes, abusando de la generosidad del pueblo canadiense, han distorsionado los nobles propósitos del sistema de refugio para otros fines.

El mandatario mexicano reconoció que Canadá ha sido siempre un ejemplo de cómo generar prosperidad, favoreciendo al integración económica y cultural de los migrantes.

Ante su esposa Margarita Zavala, su comitiva, el pleno del Parlamento y el primer ministro canadiense Stephen Harper, expuso que en ese tema hay coincidencias entre los dos países, porque México también ha recibido a lo largo de su historia a asilados y refugiados de diversas zonas del mundo.

'Mi país reconoce la admirable tradición canadiense de brindar refugio a aquellos que escapan de la persecución, la discriminación o la violencia generalizada', expreso.

Más adelante indicó que la complementariedad entre México y Canadá es resultado de sus diferentes estructuras demográficas, pues el primero tiene una población joven, trabajadora y cada vez más preparada, que contribuye a la productividad y competitividad del sector agrícola y de algunas otras áreas de la economía canadiense.

Apuntó que así ha quedado demostrado durante los últimos 36 años con un Programa de Trabajo Temporal que es un ejemplo para el mundo, por una parte porque los trabajadores mexicanos aportan a la economía de este país y, por otra, porque asegura cada año su retorno a México, donde están su hogar y su familia.

' Este programa puede extenderse si somos capaces de ampliar nuestra visión y aprovechar las oportunidades que presenta nuestra complementariedad económica', subrayó.

El presidente Calderón dijo que el gobierno de México tiene todo el interés, la disposición y el compromiso de trabajar con el gobierno y la sociedad canadiense en los temas de interés común.

'Nuestros pueblos y gobiernos, amantes de la paz, de la libertad, de la democracia, trabajamos con esmero para fortalecer una amistad que nos asegure un futuro promisorio, un futuro de unión y de prosperidad', enfatizó.

Subrayó que México está en un profundo cambio, es una nación más fuerte y más determinada que nunca para hacer frente al futuro y tomar el lugar que le corresponde en el mundo.

Llamó a seguir trabajando juntos para fortalecer los intercambios económicos, educativos, culturales, científicos y tecnológicos, así como el turismo, la seguridad y el conocimiento mutuo entre canadienses y mexicanos.

'Sigamos estrechando y cultivando nuestras relaciones, somos países socios, somos vecinos, pero ante todo somos naciones amigas', concluyó.

/doch