El expresidente del IFE, José Woldenberg, afirmó que las elecciones del pasado 1 de julio fueron auténticas, por lo que hay razones para confiar en las instituciones. Llamó a convertir al IFE en un Ministerio Público, con el fin de que sus decisiones sean respetadas y no atacadas por los partidos.

Destacó que los resultados electorales confirman la diversidad política que existe en México y ningún exorcista va a poder quitar o difuminar .

Entrevistado en el programa de televisión Justicia Electoral, que se transmite por el Canal Judicial, José Woldenberg Karakowsky recordó que el diseño pactado por todas las fuerzas políticas incluye un momento para la impugnación de la elección presidencial -la cual debe ser resuelta por el Tribunal electoral- y aceptaron que la última palabra del órgano jurisdiccional sea definitiva e inatacable. Dijo que el voto de los mexicanos es la mejor prueba de que no existió fraude electoral durante las pasadas elecciones del 1 de julio.

La gente votando, yo creo que ésas son las mejores pruebas de que el sistema electoral está dando los mejores resultados que de él se buscan: la diversidad política que existe en México y que ningún exorcista va a poder quitar o difuminar, negar, pueda contender y pueda convivir de manera institucional y civilizada, y de eso se trata no de buscar falsas unanimidades , afirmó.

Sin embargo, Woldenberg urgió la necesidad de que se cambien las reglas del juego electoral, con el fin de que el IFE se convierta en Ministerio Público de candidatos y partidos para que las inconformidades de estos últimos cuestionen la legitimidad de las investigaciones y decisiones del órgano electoral.

El IFE tiene que militar con una dificultad muy grande, porque cuando un partido acusa a otro, quien acusa quiere que se condene y quien es acusado quiere ser absuelto; en ese terreno, el IFE no puede dejar satisfechos a alguno de los partidos y eso ha generado grandes presiones entre los partidos , expuso.

jmonroy@eleconomista.com.mx