Las tres grandes compañías de tecnología de Wall Street, Amazon, Apple y Google, unirán fuerzas para sentar las bases de una mejor compatibilidad entre sus productos de casa inteligente.

Al proyecto, llamado Casa Conectada por IP, también va a contribuir Zigbee Alliance, cuyos miembros incluyen a IKEA y a NXP Semiconductors, entre otras empresas.

La alianza apunta a facilitar que los fabricantes de dispositivos creen productos que sean compatibles con servicios de voz y de casa inteligente como Alexa, Siri y Asistente de Google.

Ya Amazon había lanzado un iniciativa similar este año, la cual permite a los usuarios acceder a Alexa, a Cortana de Microsoft y a otros múltiples servicios de asistente virtual controlado por voz usando un solo dispositivo.

IBM desarrolló una nueva tecnología para baterías que usa materiales extraídos del agua marina y no requiere cobalto, en un momento en que se intensifica la carrera para hallar fuentes alternativas a las materias primas caras.

IBM afirmó que se asoció con la división de investigación de Mercedes-Benz —propiedad de Daimler AG—, el proveedor de electrolitos para baterías Central Glass y el fabricante de baterías Sidus para el desarrollo comercial del nuevo diseño. El objetivo sería tener, dentro de un año más o menos, el primer prototipo (de la batería) en funcionamiento.

La iniciativa llega en un momento en que los principales fabricantes de baterías buscan reducir el contenido de cobalto en las baterías de ion de litio, ya que se espera que la expansión del mercado de vehículos eléctricos provoque una escasez del mineral, presente sobre todo en la República Democrática del Congo.

La calificadora de riesgo S&P bajó la calificación de la empresa petroquímica Idesa a “CCC-” de “CCC” por mayor riesgo de incumplimiento y mantiene su perspectiva Negativa.

S&P observa un alto riesgo de incumplimiento de pago del crédito bancario por 130 millones de dólares que vence el 20 de junio del 2020. En su opinión, Idesa no ha logrado un avance concreto hasta el momento en el refinanciamiento del crédito.

Además, la generación de flujo operativo de Idesa ha seguido disminuyendo en los últimos 12 meses, con un apalancamiento ajustado elevado en torno a 16 veces, lo que dificultará que la empresa atienda su próximo vencimiento.

Para S&P, la perspectiva Negativa refleja su opinión de que existe una alta probabilidad de un incumplimiento de pago o de una reestructura bajo condiciones desfavorables en los siguientes seis meses, a menos que las circunstancias de la empresa mejoren significativamente.

Reuters publicó los resultados de su encuesta trimestral sobre las expectativas de analistas y especializas en la industria para los índices bursátiles hacia el 2020. En general, las proyecciones fueron revisadas al alza para el grueso de los índices con excepción del Shanghai Composite de China, el FTSE100 de Inglaterra y el MOEX de Rusia. Mientras que las mayores revisiones positivas, respecto de la encuesta de agosto, fueron para el Nikkei de Japón, DAX de Alemania, FTSE MIB de Italia y CAC de Francia.  Al parecer las bolsas líderes el siguiente año seán el Bovespa de Brasil y el Shanghai Composite de China.

Una diferencia clave en esta encuesta es que los especialistas muestran un mayor optimismo tras los avances en el tema comercial entre Estados Unidos y China. Esto, considerando que durante la encuesta previa (de agosto) un acuerdo en fases todavía no se mencionaba formalmente en las mesas de discusión y, por el contrario, las tensiones comerciales parecían recrudecerse.

En México, el IPC se posiciona como la tercera Bolsa con mejor desempeño para el 2020, apoyada por la firma de los acuerdos alcanzados en el T-MEC y la implementación de programas de vivienda e infraestructura.

Gruma, la productora global de harina de maíz, informó al mercado que recibió un crédito por 250 millones de dólares que usará para refinanciar sus pasivos de corto plazo denominados en pesos.

En su aviso, la emisora que preside Juan González Moreno indicó que el préstamo fue otorgado por The Bank of Nova Scotia a un plazo de seis años y pagará una tasa fija de 2.789% anual, pero además es prorrogable por un año adicional previo acuerdo de las partes. Dicho “refinanciamiento permite a Gruma mejorar las condiciones de costo de su deuda, así como su perfil de vencimientos”, asegura la propia empresa en un comunicado.