El Senado de la República aprobó la reforma constitucional que garantiza el financiamiento de los programas sociales del gobierno de la Cuarta Transformación. Ahora la iniciativa pasa a los congresos de los estados.

Es prácticamente un hecho que quedarán inscritos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El gobierno mexicano busca garantizar la entrega de programa sociales a la población con discapacidad permanente, a las personas mayores de 68 años, becas para las y los estudiantes en condición de pobreza, así como brindar servicios de salud a quienes no tienen seguridad social.

El 10 de marzo, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular este dictamen que reforma el Artículo 4 de la Constitución.

La garantía constitucional de los programas sociales preocupa, pero preocupa en particular el de las pensiones para adultos mayores.

Son pensiones no contributivas (es decir, aquellas que se otorgan a adultos mayores que no contribuyeron en nada o muy poco durante su vida laboral para tener una pensión) que se agregan a las pensiones contributivas (aquellas de quienes sí contribuyeron).

Esta reforma al Artículo 4 constitucional especifica que las personas mayores de 68 años tendrán derecho a recibir del Estado una pensión no contributiva en los términos que fija la ley.

En el caso de las y los indígenas, esta prestación se otorgará a partir de los 65 años.

En términos generales, la Constitución obliga al gobierno mexicano a contar con los recursos económicos para entregar los recursos incluidos en los programas sociales ordenados en esta administración.

Se trata de una iniciativa de ley que busca perpetuar la existencia y financiamiento de los programas sociales del gobierno lopezobradorista. En particular, la pensión para adultos mayores representa un enorme riesgo para las finanzas públicas.

¿Por qué? Porque implicará un aumento constante de las pensiones y en consecuencia será una pesada carga para las finanzas del gobierno.

Es decir, si la pensión universal aumenta en términos reales, la carga para las finanzas públicas será todavía mayor.

Por ejemplo, si eventualmente se decidiera incrementarla al salario mínimo, los 135,000 millones de convertirían en 370,000 millones para 8 millones de adultos mayores. Y en el año 2050 serían 928,000 millones, a pesos de hoy.

Esta cifra es muy similar a lo que hoy se considera en el presupuesto para pensiones  para este año 2020.

A los expertos en el tema de pensiones, les preocupa que más que un derecho aspiracional, el tema pensionario no contributivo esté entre los programas sociales.

Recuerdan que las pensiones no contributivas se financian con gasto corriente.

Los programas sociales ya implican hoy un compromiso de finanzas públicas de medio billón de pesos.

En el caso de las pensiones no contributivas, 8 millones de adultos mayores en el año 2021 tendrán un peso de 135,000 millones de pesos, y en el año 2050 serán 20 millones de adultos mayores, que con los montos actuales de la pensión universal, representarían 337,000 millones de hoy. También resulta riesgoso que la edad para pensionarse haya quedado en 68 años como techo, pues si en un futuro se quisiera subir la edad de retiro, podría crear una crisis social.

Cuando en 20 o 50 años aumente la esperanza de vida al nacer o cuando aumente la esperanza de vida de quienes tengan 68 años, cambiar la edad de retiro podría desatar un estallido social como hoy ocurre en Francia.

Para los expertos en la materia, es una aberración que en la Constitución se pongan programas específicos de la administración.

Además, el hecho de que ser incluyan en la Constitución no garantiza que se pueda cumplir. Debería estar en ley y reglamentos y no en la Constitución.

No existe la certeza de que las finanzas públicas puedan enfrentar ese compromiso. Al tiempo.

Atisbos

TURISMO.- Los datos de la CNET, de Braulio Arsuaga, son de terror. Cerraron 262 hoteles y 2,000 restaurantes y está afectada más de 40% de la operación de las aerolíneas.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.