La cultura de la protesta o la resistencia civil no es un tema que dominemos los mexicanos. En lo que iniciaba el año, hasta días recientes, podríamos contar con al menos cuatro fallidos intentos de activismo social, y uno político realizado por nuestro propio gobierno:

1. El gasolinazo. Con nuestros gobernantes de vacaciones, los llamados a la resistencia civil incendiaron las redes sociales. Los costos de la desatención del gobierno a lo que ocurría en Internet fue muy alto. Ante una sociedad molesta y desorientada, con un estado de ánimo alimentado con falsas noticias y consignas no identificadas, lo que sobrevino fueron saqueos. Primera lección: no podemos confiar en las redes sociales.

2. El boicot a empresas gringas. Esta es una de las ideas más grandes que tuve en mi adolescencia chaira cuando pugnábamos en contra del imperialismo Yanki. Ahora el principal blanco fue sobre Starbucks, y obviamente tendrían que haber consignas contra la invencible Coca Cola.

Así descubrimos que los dueños de Starbucks en México son mexicanos, y que mantienen una importante derrama de empleos en nuestro país y otras ciudades de del Cono Sur, y que además venden en una alta proporción de café que se cultiva en México. Y también nos dimos cuenta que la refresquera nacional FEMSA es la que maneja la producción de Coca Cola en México y otros lugares de Latinoamérica. Segunda lección: desconocemos nuestra propia economía.

3. El escudo nacional en nuestros avatares digitales. A esta iniciativa del pueblo para manifestar su unidad nacional se sumó el presidente. En ese instante la iniciativa dejo de ser una propuesta civil y se convirtió en un acto oficial. Tercera lección: no sabemos restar.

4. Hecho en México. Por su parte el gobierno emprendió su propia acometida de activismos político, y de un viejo archivero de los años 70 sacó la campaña Hecho en México para favorecer el consumo de productos nacionales. Zaz: ¿Productos nacionales? ¿En qué proporción de su materia prima? ¿Y qué hacemos con los productos de España, Canadá, Argentina, Corea, Brasil, Japón, y varios etcéteras de países que son aliados de negocios? Cuarta lección: no sabemos sumar.

5. Las dos marchas de la sociedad civil contra Trump. ¿Por qué dos marchas el mismo día, a la misma hora y casi en el mismo lugar? Porque en palabras de los organizadores de ambas, en una estarán permitidas las consignas contra el gobierno y la otra será absolutamente light . Quinta lección: lo que mejor hacemos es dividir.

* Elsa Díaz Coria Aguilar es socia y directora ejecutiva de la Bola de Papel, Comunicación.