Algunos de los más poderosos empresarios de México están recomendando a sus empleados votar con responsabilidad y evitar el enojo.

No están recomendando votar en contra de Andrés Manuel López Obrador.

Ya saben quién

Al menos, no lo están haciendo directamente.

Lo hacen de manera indirecta. No mencionan el nombre del dirigente de Morena, quien encabeza la mayoría de las encuestas, como el favorito para ganar las elecciones el próximo primero de julio. Sin embargo, no necesitan citar el nombre del tabasqueño porque es el único de los cuatro contendientes que propone un modelo populista.

Las advertencias de los encumbrados empresarios van precisamente en contra del populismo.

Por eso se sobreentiende que el llamado a votar con responsabilidad y darle la espalda al populismo es para que no voten a favor de Andrés Manuel López Obrador.

Pero no lo están haciendo directamente.

La preocupación

Lo que llama la atención no es sólo el exhorto en sí mismo.

Lo que llama la atención es que, cada día, lo están haciendo más abierta y públicamente.

El llamado cívico refleja la marcada preocupación de los hombres de negocios frente a la posibilidad de que pudiera triunfar López Obrador y alcanzar la Presidencia de la República.

En elecciones pasadas vimos la participación activa de la Iniciativa Privada (IP) desde sus organismos cúpula: el Consejo Coordinador Empresarial y la Coparmex.

Voto sin enojo

Ahora, además de las dos poderosas organizaciones que encabezan Juan Pablo Castañón y Gustavo de Hoyos, lo están haciendo a nivel individual algunos de los más encumbrados empresarios.

El caso más reciente es el de El Rey del Cobre, Germán Larrea, de Grupo México, uno de los consorcios más poderosos y poseedor de la mina de cobre más rica de México.

Pero también salió José Antonio “El Diablo” Fernández Carbajal, presidente de Fomento Económico de México (Femsa).

Ambos criticaron al populismo.

Y antes lo vimos con Andrés Conesa de  Aeroméxico.

También salió Alberto Bailleres, presidente del Grupo Bal. En los dos últimos casos, salieron a invitar a sus trabajadores a ejercer con responsabilidad su voto.

Lo vimos con Chedraui y Vasconia.

Libertad de expresión

Hay quienes han criticado a los empresarios e incluso los acusan de estar induciendo y presionando a sus empleados.

Sin embargo, lo cierto es que los empresarios están ejerciendo su derecho de expresión.

Invitan al voto razonado, reflexivo y considerando el contexto de lo que la economía mexicana ha avanzado en materia de inversión, empleo, abatimiento de la inflación y las reformas económicas. Han recordado lo que han provocado en México las políticas populistas.

Los empresarios están en su derecho a opinar y están ejerciendo su derecho de expresión.

Minoría rapaz

Previamente, López Obrador calificó públicamente de “minoría rapaz” a los hombres de negocios más importantes de México. Y lo sigue haciendo.

Lo hace sin presentar prueba alguna en contra de las personas a las que desacredita públicamente. El candidato de Morena ha marcado su distancia respecto de los empresarios más poderosos.

En contrapartida, estamos observando que los empresarios están ejerciendo su libertad de expresión, frente a audiencias mucho más reducidas, las de sus empleados, aunque con mayor resonancia por el impacto mediático que producen.

Lo único que es previsible es una mayor actividad y más llamados al voto reflexionado, por parte de los empresarios. Al tiempo.

Secrecía y competencia

El  derecho al secreto profesional entre cliente-abogado ha “tirado” diversas resoluciones de la Autoridad Investigadora de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), debido a que este derecho es violado.

La consecuencia es que la falta del debido proceso deriva en que no se imparta justicia en casos en los que sí ocurren conductas ilegales.

Por eso para la Cofece es necesario regular la exclusión muy precisa de cierta información, datos y documentos.

Pero ¿qué es el secreto profesional?

Le cuento. Los agentes económicos requieren para su defensa la asesoría de abogados, esto genera el intercambio de información entre cliente-abogado.

Esta información tiene un grado de secrecía, conocido como privilegio.

Por eso, el órgano máximo de supervisión de la competencia en México, que encabeza Alejandra Palacios, está analizando el camino jurídico que permita determinar el manejo que la Cofece debe dar a la información sujeta al Privilegio Cliente Abogado.

Se busca incluir las mejores prácticas internacionales y la experiencia y sensibilidad de los abogados para salvaguardar las herramientas que tiene la Autoridad Investigadora Antimonopolio.

El punto medular es que la Autoridad Investigadora pueda investigar y recabar información que permita probar y sancionar prácticas monopólicas.

Ayer se celebró el Seminario El privilegio Cliente-Abogado ante las investigaciones en materia de competencia económica.

Ahí se discutió la forma y los alcances de este privilegio. El tema no es sencillo, ya que actualmente está poco normado en México, y por una parte hay que proteger este privilegio, a la vez de preservar las facultades de investigación de la autoridad de competencia. Veremos.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.