Hace unas semanas asistí a la inauguración que hizo el presidente Enrique Peña Nieto de la primera fase del gasoducto Los Ramones. Se trata de una de las obras de mayor dimensión en el país, que generará un importante desarrollo regional y nacional.

Contará con una inversión total, en todas sus fases, de 2,500 millones de dólares.

La fase I, de 116 kilómetros, iniciará en Texas y pasará por Tamaulipas, hasta Los Ramones, Nuevo León; la fase II tendrá una extensión superior, de 738 kilómetros, e irá de este municipio nuevoleonés a los estados de San Luis Potosí, Guanajuato y Querétaro. Nuevo León contará con 260 kilómetros del ducto.

En Nuevo León, los municipios que tendrán un mayor beneficio son Linares y Los Ramones; sin embargo, por la trayectoria del ducto, se detonarán otros polos de desarrollo en nuestra entidad.

El gasoducto transportará 1,000 millones de pies cúbicos diarios de gas natural, en su primera fase, y 2,000 millones diarios cuando esté lista la segunda fase, hacia finales del 2015 y principios del 2016.

Sin duda, dejará una importante derrama económica y, sobre todo, dinamizará cada lugar por donde pase en la región.

En el caso de Nuevo León, Los Ramones permitirá atraer mayores inversiones; incluso, ya hay empresas que están en la planeación estratégica para ubicarse en las diferentes zonas de paso, con el fin de aprovechar los beneficios de la cercanía.

Con esta obra y otras que se derivarán de la reforma energética como el gasoducto Colombia-Cadereyta, se generarán más empleos y mejor pagados; habrá tarifas energéticas más bajas, beneficiando no sólo a las familias sino a la competitividad de las empresas, y se contará con un suministro confiable.

Otro beneficio será que las inversiones y asentamiento de empresas abrirán fuentes laborales, permitiendo que la gente de los municipios por los que pase se quede en sus lugares de origen, en lugar de emigrar como ahora lo hacen a Monterrey y su zona metropolitana. Para ello será clave contar con programas educativos y de entrenamiento adecuados.

Los Ramones es una de las obras de infraestructura energética de mayor dimensión en la historia de México.

Y de acuerdo con el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, se prevén inversiones público-privadas sin precedentes de 228,500 millones de pesos, para la construcción de 8,500 kilómetros de nuevos gasoductos.

Así, al término de esta administración federal habrá 75% más infraestructura en materia de gasoductos, casi duplicando la capacidad instalada actual.

Apostamos a que se sienta la prosperidad en todo Nuevo León. Pero también a que se genere mayor desarrollo a nivel nacional, particularmente en las zonas más rezagadas como Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

Esto ayudará a cerrar la profunda brecha entre el norte y sur de nuestra nación, que tantas desigualdades y conflictos ha generado.

@Cristina_Diaz_S

*Senadora por el estado de Nuevo León, presidenta ?de la Comisión de Gobernación.