Es muy evidente el cambio en cómo se asume hoy la Comisión Federal de Protección contra Riegos Sanitarios (Cofepris) al mando de Mikel Arriola. No sólo es claramente notorio el sesgo que le ha dado a la dependencia frente a su antecesor Miguel Ángel Toscano (hoy en Ginebra representando a México ante organismos internacionales relacionados con salud), sino en general respecto del papel que ha tenido el órgano regulador sanitario a lo largo de los 10 años de su existencia.

Y es bastante interesante el sesgo porque lo que no ha podido hacer la Secretaría de Economía en materia de impulso a las industrias relacionadas con la salud, hoy se lo está imponiendo como reto la Cofepris. Arriola hoy le dice a los industriales que Cofepris es su aliado y que, aparte de incentivar la salud, está para impulsar el desarrollo de la industria proveedora de salud.

Si ustedes crecen, México se fortalece , les planteó el comisionado regulador a los empresarios y directivos de la industria farmacéutica reunidos la semana pasada en su XX Convención celebrada en Puerto Vallarta.

Les dijo que Cofepris no volverá a ser obstáculo a la competitividad y que la industria farmacéutica es prioritaria para el desarrollo de México, no sólo para la salud de los mexicanos sino para el impulso de la economía, y planteó que se hará todo por incentivar las exportaciones mexicanas de medicamentos.

Arriola dejó claro el mandato que hoy tiene la Cofepris: un compromiso con la calidad, seguridad y eficacia de los insumos para la salud, pero también un empeño en desregulación, fomento económico y equidad en el acceso a medicamentos.

De hecho Arriola va más allá, y ubica a la Cofepris como parte del motor de la economía, poniendo como principio básico la protección contra el riesgo sanitario, pero también siendo un facilitador del crecimiento productivo y la competitividad del país.

Sí es un cambio total de paradigma, como él mismo lo dijo en su mensaje durante la convención de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma). Es la primera vez en la vida de Cofepris, que su titular evidencia un enfoque económico, y que tiene claro cómo economía y salud van de la mano.

Qué buen sabor de boca les habrá dejado el regulador sanitario a los asistentes al evento anual de Canifarma, pues esa comprensión del lado de la autoridad es algo por lo que han venido peleando desde hace rato.

CONGRESO DE NIÑOS CON DIABETES TIPO 1

Todo un tema el de la diabetes tipo 1 que ataca a niños (insulino-deficientes) y cuya importancia hoy es eclipsada frente a la epidemia de diabetes tipo 2 (la provocada por obesidad, malos hábitos alimenticios y/o sedentarismo). Pero si bien los de diabetes tipo 1 no son tantos millones, sí hay mucho por hacer por estos pacientes que dependen de la aplicación externa de insulina.

Al respecto, la Fundación de Investigación en Diabetes que preside Agustin Núñez González, tiene el reto de conformar el Registro Nacional de Pacientes con Diabetes Tipo 1. Esto porque en principio ni siquiera se tienen claras las cifras de cuántos la padecen. Entre endocrinólogos se habla de más de 60,000; Medtronic (la empresa fabricante de dispositivos aplicadores de insulina) dice que son más de 600,000, pero el exsecretario de Salud, Jesús Kumate, habla de más un millón de personas con diabetes tipo 1 en México.

En vigor ley vs productos milagro

Finalmente fueron publicados los cambios a la Ley General de Salud en materia de cosméticos en el Diario Oficial de la Federación con lo que ahora sí hay herramienta legal para que la lucha contra productos milagro pase a los hechos.

Los cambios a la ley prohíben atribuir a los productos cosméticos, acciones propias de los medicamentos, tales como curar o ser una solución definitiva de enfermedades, regular el peso o combatir la obesidad ya sea en el nombre, indicaciones, instrucciones para su empleo o publicidad.

CANIPEC ACUERDA CON COFEPRIS

Por cierto, importante acuerdo firmaron la Cámara Nacional de la Industria de Perfumería, Cosmética y artículos de Tocador e Higiene, al mando de Laura Bonilla, con Cofepris a fin de realizar acciones conjuntas y coordinadas para mejorar el sector cosmético, armonizándolo con el marco jurídico internacional, y para desarrollar procesos que permitan corregir la publicidad de aquellos productos que exageran sus características o propiedades.