El senado de la República decidirá en los próximos días la integración de la Sala Administrativa Anticorrupción, los senadores Mónica Fernández Balboa, Ricardo Monreal y Julio Menchaca Salazar tienen en sus manos la tarea de completar, de una vez por todas, al Sistema Nacional Anticorrupción.

La justicia administrativa es el escudo que protege al ciudadano de los excesos del poder, lo mismo se encarga de multa de tránsito que, de la legalidad de los contratos millonarios del Aeropuerto de la Ciudad de México, es la cadena que constriñe todas las decisiones de gobierno. Una buena gobernanza pasa por la justicia administrativa. No obstante, de su importancia, es el hermano pobre del sistema judicial mexicano, desde hace mucho tiempo se ha quedado rezagada.

Los tribunales laborales, agrarios y administrativos, padecen la perpetua injerencia del poder ejecutivo con sus perniciosos efectos. Tradicionalmente viejos políticos eran nombrados magistrados administrativos, como los elefantes iban a morir al cementerio de la burocracia administrativa.

Nombrar a la sala especializada en temas anticorrupción resulta de especial relevancia, la lucha anticorrupción es una de las banderas de este gobierno, como lo fue de los anteriores. Los mexicanos esperamos, más que ahorros y recortes una verdadera lucha contra la corrupción.

De la calidad en el proceso de los nombramientos de los magistrados anticorrupción depende el buen el éxito de la estrategia del gobierno, solo con justicia de calidad se fortalecerá el estado de derecho y las instituciones públicas.

En el estanque de la parálisis y el confort donde se encuentra la justicia administrativa, es necesaria una sacudida que ponga a tono ese tribunal con las exigencias de los ciudadanos. A los mexicanos verdaderamente nos da miedo vernos en los tribunales administrativos, más que por las consecuencias jurídicas, por la maraña burocrática en la que se ha convertido la justicia administrativa.

En proceso para la elección de los magistrados de la Sección de la Sala Superior del Tribunal de Justicia Administrativa, destaca la inclusión de Eber Betanzos Torres, joven abogado con una amplia preparación académica y profesional.

Sin lugar a duda lo más importante es que, a diferencia de sus pares propuestos, el Dr. Betanzos es una garantía de independencia e imparcialidad, cuenta con amplia experiencia en la tarea anticorrupción en las áreas de gobierno y desde la sociedad civil. El joven abogado debe ser considerado el primus inter pares, podría enfrentar con éxito el reto encabezar la sala especializada en materia anticorrupción.

Es necesario un relevo generacional en la Tribunal de Justicia Administrativa, no es posible que se sigan resolviendo las controversias administrativas como se hacia en el siglo pasado, mucha burocracia y papeleo se encuentra presente, la terna propuesta es una buena oportunidad para dar el salto de calidad en materia administrativa. En fin, los senadores tienen una de las llaves para enfrentar a la corrupción.

Palabras llanas

Un grupo de mujeres inteligentes editaron el libro “Mujeres del pasado que son presente” que se presentará en el centro cultural Isidro Fabela, en la plaza de San Jacinto, el día miércoles 4 de diciembre a las 17.30 horas. Las editoras Adriana Maza y Verónica Vázquez, coordinadas por Lucrecia Infante, estructuraron 14 anécdotas de mujeres del pasado que, constituyen un laberinto de espejos, donde las mujeres del presente verán reflejados pedacitos de su alma. Constituye un retrato vivo de experiencias del pasado con aroma a enseñanzas del futuro. El libro no tiene desperdicio.

Twitter: @ErosalesA

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.