Un buen chef siempre elige los ingredientes adecuados para una receta exitosa. En las inversiones hay ingredientes que no pueden faltar para lograr una receta que cumpla con los objetivos al momento de decidir en qué invertir el dinero. Para ello, se necesita de una buena mezcla de diferentes elementos como análisis, estrategia, experiencia, conocimientos, constancia y paciencia. Existen diferentes instrumentos en el mercado dependiendo qué tan adverso se es al riesgo y cuál es el objetivo a perseguir.

Sin embargo, una de las mejores alternativas es invertir en un fondo de inversión, pues a través de este instrumento se puede encontrar la mezcla adecuada a las necesidades de cada persona. Además, un fondo de inversión, siempre ofrece una amplia diversificación, ya que invierte en diferentes instrumentos financieros como las acciones, que son títulos emitidos por una sociedad que representa el valor de una de las fracciones iguales en la que se divide su capital social o como los instrumentos de deuda que pueden ser emitidos por el gobierno federal o por las empresas. Cuando se invierte en estos instrumentos, las personas están prestando su dinero al emisor, quien se compromete a pagarles los intereses pactados y devolverles el capital en una fecha determinada.

En la actualidad, un fondo de inversión no sólo invierte en acciones e instrumentos de deuda, también invierte en otros fondos de inversión que a su vez, invierten en acciones e instrumentos de deuda globales; es decir, en un mundo global como el que se vive actualmente, los fondos de inversión también se están innovando y transformando, al buscar diferentes instrumentos que ofrezcan invertir en otras monedas, países, sectores, y que, sin importar las condiciones de mercado actual, ofrezcan un rendimiento objetivo. Cada vez más se busca invertir en fondos que no sólo tengan un solo ingrediente. Por ejemplo, un fondo tradicional combina uno o dos ingredientes, mientras que un fondo multiestrategia combina varios ingredientes en un solo instrumento, lo que hace que sea una alternativa de inversión bien diversificada, que optimiza el nivel de riesgo que el inversionista está asumiendo para obtener una rentabilidad objetiva.

Dentro de los beneficios que ofrece un fondo de inversión, además de la diversificación, es la disponibilidad de los recursos, es decir, cuentan con liquidez de acuerdo con las necesidades de los clientes, permitiendo retirar su dinero con facilidad. Otro beneficio es la transparencia, ya que son regulados por la Comisión Nacional Bancaria de Valores, su información es pública y de fácil consulta en diferentes medios de comunicación como Internet, periódicos y publicaciones especializadas.

Realizando una buena combinación entre cada ingrediente, se logrará crear una receta exitosa que al inversionista le deje un buen sabor de boca, pero, sobre todo, podrá disfrutar del resultado de sus inversiones.

Fernanda Esnaurrizar Guerrero es VP Client Strategist - Asset Management BBVA Bancomer.

[email protected]