El día de ayer comentábamos en este mismo espacio que, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el efecto inflacionario del alza mundial de los principales commodities agrícolas depende fundamentalmente de dos factores: el régimen cambiario y el peso relativo de los alimentos en la canasta típica de consumo.

Así, en un país como México donde se tiene un régimen cambiario flexible y el peso de los alimentos es de los de menor representatividad en América Latina, la expectativa es de un impacto nulo en inflación por este concepto.

Recientemente, en FIRA nos cuestionamos acerca del impacto inflacionario que el incremento en el precio de la cotización del maíz amarillo en Estados Unidos tendría sobre la inflación en México. Al respecto, se encontró que es a través del precio de las tortillas y, en menor medida, a través del precio de productos pecuarios como se podría manifestar este impacto.

Asimismo, se comprobó que existe una sustitución casi perfecta entre el maíz amarillo en Estados Unidos y el maíz amarillo en México, pero el maíz amarillo de Estados Unidos no es sustituto perfecto del maíz blanco mexicano, particularmente en lo que a alimentación humana se refiere.

En otras palabras, dado que las tortillas en México utilizan como insumo maíz blanco y no maíz amarillo, el efecto de la transmisión de los precios internacionales a los precios nacionales no es ni completa ni directa.

Es decir, si bien el maíz amarillo funciona como marcador del mercado, la evolución de los precios en México se explica por factores estructurales internos como la demanda, la producción y los niveles de inventarios.

Por otra parte, se demostró que existe un efecto cambiario que puede modificar las correlaciones y transmisión de efectos en precios. Por ello, a pesar de que en el mercado de Estados Unidos el precio del maíz amarillo se ha incrementado, dicho efecto ha sido parcialmente contrarrestado por la apreciación de la paridad peso-dólar.

Finalmente, considerando la importancia del precio del maíz en los costos de producción de la tortilla y el peso de la tortilla en el INPC, se concluye que el impacto potencial del incremento en los precios del maíz amarillo en Estados Unidos sobre la inflación en México es mínimo, misma conclusión a la que llega el BID.

Así, podemos determinar que las recientes alzas del precio nacional de maíz blanco se relacionan más con una menor producción nacional que con la evolución de las cotizaciones internacionales.

*Edgar Torres Garrido es director de Análisis Económico y Consultoría de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]