A plena luz del día, dos hombres encapuchados asaltan simultáneamente a dos automovilistas en una de las principales vialidades de la ciudad de México. La imagen, captada por un testigo de los hechos que viajaba un coche atrás se volvió una elocuente y cruda imagen de la capital del país.

Una ciudad en crisis de inseguridad y de impunidad confirmada por los resultados que esta misma semana revela la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2016(1).

- En el 2015 disminuyó la tasa de delitos en la ciudad (de 59,545 a 52,718/100,000 habitantes), pero aumentó la de víctimas (de 36,019 a 38,475/100,000 habitantes). Muy por encima de las cifras nacionales de 35,497 y 28,202/100,000 habs, respectivamente.

- Los tres delitos más frecuentes son robo o asalto en la calle o transporte público, extorsión y fraude.

- La percepción de la situación actual (2016) sobre la inseguridad pública es de 84.6%, sólo superada por Guerrero, Estado de México, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz.

- El nivel de confianza en la policía local es de 35.8%, el más bajo de todo el país. Esto, al tiempo que sube a 93.7% la cifra negra nacional de delitos no denunciados, por desconfianza o temor a ser extorsionados por la propia autoridad.

Los datos del INEGI corroboran el agobio y mal humor social que retratan otras mediciones, como la de Gabinete de Comunicación Estratégica(2).

- Inseguridad y delincuencia es el principal problema para los capitalinos, que reprueban con 3.5 de promedio las condiciones de la ciudad en la materia.

- El 81% de la población no confía en el jefe de gobierno, 76.5% considera que no tiene las riendas de la entidad y 7 de cada 10 creen que no cumple con sus deberes.

Ante esta fotografía, la respuesta de las autoridades capitalinas es igualmente elocuente. Colocar 20 policías en el lugar de los hechos, que al cabo de unos días deberán moverse al siguiente punto que elija la delincuencia. Una solución tan superficial como la forma en que se tratan los asuntos en la capital. El tema no es un hecho aislado, sino de ausencia generalizada de autoridad.

Ponemos parches donde se necesita cirugía mayor. Mientras tanto, la ciudad se colapsa y no hay disposición, ni recursos, para atender los problemas de la vida cotidiana. Esos que verdaderamente preocupan a la gente.

(1) Se puede consultar en www.inegi.org.mx

(2) Encuesta Nacional 2016. www.gabinete.mx

Twitter: @veronicaortizo