Ayer se abrió una nueva esperanza para las empresas que potencialmente pueden ser afectadas con aumentos de hasta 800% en las tarifas de transmisión ó porteo que les cobra la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Un tribunal federal suspendió los aumentos que previamente ordenó la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Sin embargo, no se trata de una victoria total, aunque sí es un paso importante en favor de la iniciativa privada sectorial.

Es parte de la guerra que ha emprendido el gobierno mexicano en contra de las empresas de energías renovables.

Es una guerra que ya le dió un fuerte golpe a la competitividad de ese mercado en el plano internacional.

Como consecuencia de la suspensión de las subastas de largo plazo y el cambio regulatorio en materia de Certificados de Energía Limpia (CEL), al cierre del 2019, México cayó 16 escalones del ranking global de los países más atractivos para las inversiones extranjeras en energías renovables, al pasar del lugar número 8 al 24, de acuerdo con información de Climatescope.

Sin embargo, la guerra no ha parado. La CRE intenta aplicar aumentos a las tarifas de transmisión que les cobra a las empresas privadas del sector eléctrico.

Por eso, la decisión de ayer 7 de julio, del tribunal federal, es una buena noticia, dice Andrea Marín, directora general de Energy By Five, porque impide que las empresas tengan que comenzar a pagar las tarifas con los elevados incrementos.

Pero sobre todo porque representa una señal adicional de independencia del Poder Judicial respecto del Poder Ejecutivo.

Abona al camino que iniciaron las empresas al interponer amparos, en contra del acuerdo de Cenace y la política de Confiabilidad de la Secretaría de Energía, y la admisión de la controversia constitucional que interpuso la Comisión Federal de Electricidad.

Y es que la elevación de las tarifas de transmisión representa una acción gubernamental discriminatoria y arbitraria en contra de las empresas de autoabasto, dice la experta.

Y al final representa un riesgo por el impacto inflacionario que tendrá para los consumidores finales.

Las empresas del sector eléctrico, potencialmente afectadas por el aumento en las tarifas, trasladarán el costo a las empresas consumidoras entre las que están grandes compañías comerciales como Bimbo, Soriana, Walmart, Volkswagen, Chrysler y muchas más que seguramente repercutirán la elevación de los costos a los consumidores.

La resolución de ayer 7 de julio, del tribunal federal no es una victoria total, pero sí es una esperanza de que se posponga el aumento y eventualmente se elimine.

Comida chatarra, ¿misil a destiempo?

En días pasados, el mediático subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell disparó un misil en contra de la industria alimentaria.

Las culpó de la mala alimentación de los mexicanos y las consecuentes epidemias de obesidad, diabetes e hipertensión, agravantes de la pandemia mundial del Covid-19.

También culpó a los gobiernos anteriores porque desde hace muchos años debieron hacer esfuerzos para regular a esa industria.

El proyectil fue directo en contra de la comida de mala calidad, productos ultraprocesados con exceso de azúcar y sales.

Pero hay varias dudas al respeto. ¿Será el mejor momento para arreciar el fuego en ese campo de batalla?

Sin duda, la salud y la alimentación de los mexicanos debe ser una prioridad, pero ¿se está escogiendo el mejor momento para librarla con éxito?; ¿se está impulsando la mejor estrategia para obtener un resultado integral, que incluya no sólo la perspectiva multifactorial, sino el consenso sectorial y que evite ser considerado como una posición radical o extremista? ¿Será el mejor momento para enfrentar a la poderosa industria alimentaria, cuando el carismático Gatell, ya llegó al punto de inflexión en su curva de popularidad? Claro, son preguntas que sólo veremos cómo las responde el tiempo.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.