En el siglo XXI, la transformación digital a nivel global ha incursionado en casi todos los aspectos sociales, siendo uno muy relevante el deporte. Los trabajos que se realizan en la sociedad contemporánea exigen cada vez menos actividad física; sin embargo, a nivel mundial los expertos concuerdan en que la práctica deportiva, ya sea a nivel amateur, olímpico o profesional, siempre será uno de los pilares para tener una vida saludable. El desarrollo muscular, la pérdida de peso, la reducción de grasas, así como la regulación hormonal y el equilibrio del sistema inmunológico son sólo algunos de los beneficios que se obtienen al practicar un deporte.

En nuestro país, al igual que en el resto del mundo, la transformación que los deportes están experimentando, gracias a la integración de modernas tecnologías, ha provocado nuevas oportunidades de negocio orientadas a satisfacer, con innovadores productos y servicios, a una sociedad que exige tener a su alcance las herramientas que le permitan cumplir con sus objetivos de salud y de entrenamiento deportivo de forma cada vez más acelerada, eficaz y eficiente.

Pero, ¿cuáles son las nuevas tecnologías que están aplicándose ya en los diferentes deportes? Hay una gran diversidad; sin embargo, entre las cinco más destacadas se pueden ubicar:

1. El uso de la nanotecnología con fibras de carbono, elemento con el cual se pueden desarrollar productos más fuertes que el acero, ultralivianos, altamente resistentes y capaces de soportar altas temperaturas. Estos tipos de nanomateriales son útiles para desarrollar productos como raquetas, palos de golf, bicicletas e incluso prótesis deportivas para diferentes partes del cuerpo humano, que son capaces de imitar los movimientos musculares de sus portadores.

2. La ropa deportiva inteligente, para la cual se utilizan diferentes tipos de tecnología que van desde la digitalización con escáneres 3D del cuerpo completo de los deportistas, para desarrollar prendas a la medida que incorporan diversos microsensores que registran los datos biométricos del atleta, hasta la impresión 3D de cada una de estas prendas, integrando diferentes tipos de nanomateriales, los cuales le permiten adaptarse a las diferentes situaciones de esfuerzo y condiciones ambientales que su disciplina requiere.

3. Las nuevas aplicaciones deportivas y de minado de datos biométricos, asociados a servicios de análisis y almacenamiento en la nube para el monitoreo y estudio de los movimientos realizados por los deportistas, genera información suficiente para mejorar los programas de entrenamiento y acondicionamiento físico. Estas aplicaciones, interconectadas con sensores, dispositivos externos y artículos deportivos, como balones, manoplas y bates, por mencionar algunos, permiten analizar la geometría y la cinemática de un cuerpo humano, aportando datos e información útil para mejorar las habilidades y el rendimiento de los atletas.

4. Los dispositivos o computadores comestibles, utilizados para monitorear y controlar la salud de los atletas, detectan y previenen comportamientos anómalos que pueden ser fatales, tales como problemas cardiacos o el incremento súbito de la temperatura corporal, los cuales son conflictos inherentes a cualquier actividad física donde se exige un máximo de esfuerzo.

5. El uso de drones y lentes con realidad aumentada para observar el desempeño de los atletas, en tiempo real, y analizar los escenarios posibles al realizar cierto tipo de movimientos y acciones al momento de correr, lanzar, o cambiar de trayectoria.

La industria del deporte está evolucionando a grandes velocidades y presenta un sinnúmero de oportunidades para hacer negocios. Una prueba inequívoca de ello es la Copa Mundial de Futbol, en la cual se podrán ver aplicadas algunas de las tendencias globales e innovaciones relacionadas con la integración de nuevas tecnologías en los deportes.

*El autor está adscrito a la Unidad de Inteligencia de Negocios de ProMéxico.