A contracorriente de todas las críticas, el gobierno mexicano se mantiene firme en su postura: son “leoninos” los contratos que mantiene la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con las empresas distribuidoras de gas y tienen que ser renegociados.

La CFE quiere renegociar los contratos con las empresas distribuidoras de gas natural porque sus condiciones —dice— son “leoninas” e injustas para las finanzas públicas del gobierno mexicano.

Lo quiere hacer de buena fe pero, en reacción a recursos y demandas legales internacionales interpuestas por las empresas privadas, CFE tuvo que presentar siete solicitudes de arbitraje internacional para sentarse a la mesa de negociación en las mismas condiciones que sus contrapartes.

Ésa es en resumen la explicación del director general de la CFE, Manuel Bartlett, respecto de su decisión de recurrir a los tribunales internacionales.

Acusa a IEnova, Fermaca y Transcanada de haberse adelantado a la CFE y a pesar de estar en negociaciones entre las partes, de haberse adelantado al promover y obtener medidas cautelares.

Dijo que TransCanada presentó una medida cautelar ante la justicia mexicana y obtuvo el beneficio de congelar 450 millones de dólares, que era la garantía que tenían depositada en un banco; la garantía de que llegarían a tiempo.

Antes de que llegaran con retraso —explica el directivo— tuvieron la decisión, sin ninguna consulta con CFE, de pedir una medida cautelar y congelar la garantía que tenían establecida en el contrato; o sea, dos acciones previas a la renegociación del contrato.

Ienova se adelantó también e interpuso una demanda arbitral contra la CFE, a fin de desconocer obligaciones de reintegro de los gastos fijos.

También mencionó que, la empresa Apco, de Canadá, demandó a la CFE un pago de más de 205 millones de dólares de un gasoducto que ya opera y no tiene más de 15 kilómetros.

Renegociación de contratos

¿Qué es lo que busca renegociar la CFE?

En términos generales, lo que busca cambiar son las cláusulas de causas fortuitas o causas de fuerza mayor.

Por razones de estrategia, Bartlett y su equipo declinaron dar detalles. Sin embargo, arrojaron algunas luces.

Miguel Reyes, director general de CFEnergía y CFE internacional, precisó que sobre el gasoducto de IEnova y TransCanada que corre de Texas a Tuxpan, la empresa espera reembolsar 899 millones de dólares por conceptos de cargos fijos de forma adelantada, no haber llegado a tiempo el doble transporte, la inutilización de otro ducto y sanciones y penalidades de la alianza contra la comisión.

Entre las cláusulas que la comisión busca renegociar con las otras empresas de energía, detalló Raúl Jiménez Vázquez, abogado de la empresa productiva del Estado, están los cobros o cargos fijos y dar por terminado anticipadamente el contrato por declaración unilateral con efectos de rescisión de incumplimiento para la CFE.

¡Uno contra todos!

El director de CFE trató de mantener la calma durante la conferencia de prensa en la que defendió su posición.

Recordó varias veces que la instrucción presidencial es no incurrir en balandronadas.

Sin embargo, no dejó de arremeter en contra de todas las organizaciones empresariales que han advertido sobre las señales negativas para las inversiones que genera la promoción de las solicitudes de incertidumbre. Se fue con todo contra el Consejo Coordinador Empresarial de Carlos Salazar, de la Coparmex, de Gustavo de Hoyos, de la Concanaco, José Manuel López Campos, la agencia calificadora Moody’s y la US Chamber of Commerce.

A todos les reclamó por qué no dijeron nada cuando las empresas de gasoductos interpusieron sus recursos legales en contra de CFE.

¡Pelea limpio!

El diferendo de la Comisión Federal de Electricidad y algunas de las empresas que construyeron gasoductos en México lo observa el director de la empresa estatal, Manuel Bartlett, como el chiste del circo romano. Aquel —contó el funcionario— en donde (en tiempos pretéritos) en el Coliseo romano enfrentan a una persona indefensa y enterrada hasta el cuello, a un león, y cuando éste lo ataca, el esclavo lo sorprende con una mordida en sus partes nobles. Acto seguido, el público desde tribunas le grita: “Pelea limpio”.

Así observa Bartlett a la CFE, como una institución que cuando se defiende, todos le reclaman.

Mesas de negociación

Casi al mismo tiempo en que se realizó la conferencia de prensa de Bartlett los presidentes del Consejo Mexicano de Negocios y del Consejo Coordinador Empresarial, Antonio del Valle y Carlos Salazar, se reunieron con el presidente López Obrador. Salieron optimistas con lo que les dijo el jefe del Ejecutivo y que ya había anticipado Bartlett en su conferencia, que habrá mesas de negociación para las cuales todas las empresas involucradas ya manifestaron estar de acuerdo.

Las preguntas son: ¿Realmente las empresas incumplieron en el proceso pre operatorio? ¿Es su obligación superar todos los obstáculos para construir los gasoductos o es responsabilidad del gobierno mexicano? ¿Puede el gobierno mexicano eliminar la cláusula de causa mayor, considerada como una cláusula estándar a nivel internacional? ¿El aumento de la proveeduría en 40% con la operación del gasoducto Texas-Tuxpan no incidiría en el abasto al sur del país? Son preguntas.

ATISBOS

ADVERTENCIA.- La agencia calificadora Moody’s asegura que las oportunidades para invertir en el sector energético de México han disminuido.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.