Los recientes sobresaltos de las vivienderas en la Bolsa Mexicana de Valores son el reflejo de los problemas que siguen pendientes en el sector y no derivado de algún cambio en sus guías financieras.

Para firmas como Homex, la reciente caída de sus acciones (alrededor de 9% el martes) no derivó de algún movimiento de la compañía y, debido a que fueron ajenos, no tendrá impacto sobre su guía financiera, informó la desarrolladora sinaloense. De acuerdo con la guía financiera de Homex, pese a la caída en las acciones de esta desarrolladora, el pronóstico de crecimiento para este año se mantiene en 12 por ciento.

Actualmente las desarrolladoras de vivienda, junto con el resto de las emisoras de la Bolsa, se encuentran en temporada de reportes financieros, motivo que mantiene a las empresas en reserva de información. Los resultados de las firma se esperan hacia el 27 de febrero.

El martes pasado, las constructoras de vivienda enfrentaron un escenario oscuro tras el reporte preliminar de resultados de URBI y el Índice Habita, que reúne a las emisoras del sector como URBI, Homex, SARE y Hogar, cayó 13.3 por ciento. URBI informó sobre la generación negativa de flujo de hasta 3,500 millones de pesos en el 2011; pero ha habido otras noticias recientemente para el sector.

Apenas la semana pasada, SARE anunció que el proceso de recalendarización de pagos con sus acreedores está en su etapa final y que, una vez concluido, informará sobre los términos y condiciones del mismo.