Sony Corp elevó en un tercio su pronóstico de ganancias del año, ayudado por la demanda en pandemia de más juegos, películas y contenidos similares, aunque dijo que tenía dificultades para producir suficientes consolas de su PlayStation 5 por una escasez global de semiconductores.

El conglomerado de electrónica y entretenimiento dijo que algunos de sus clientes podrían tener que esperar más tiempo para obtener sus consolas, ya que ha tenido que competir para acceder a microprocesadores con empresas como fabricantes de teléfonos móviles o automotrices.

"Es difícil para nosotros incrementar la producción del PS5 debido a la escasez de semiconductores y de otros componentes", dijo el jefe financiero de Sony, Hiroki Totoki.

Sony espera vender más de 7.6 millones de consolas PS5 para fines de marzo, añadió.

PS5, que se comercializa por hasta 500 dólares por unidad, se agotó en las tiendas después de lanzamiento minorista online en Estados Unidos y Japón en noviembre, gracias a la demanda de videojuegos de personas que se vieron forzadas a quedarse en casa por el coronavirus.

También se espera que el giro hacia las consolas de videojuegos mejore el desempeño de los servicios de descargas de internet o suscripciones, ayudando a Sony a elevar la rentabilidad de su unidad de juegos.

Ahora Sony espera ganancias operativas de 940,000 millones de yenes (8,950 millones de dólares) en los 12 meses hasta marzo, en comparación con la previsión anterior de utilidades anuales por 700,000 millones de yenes.

Totoki también dijo que Sony había reanudado algunos embarques de sensores de imágenes a clientes en China a partir de fines de noviembre.

Las ganancias operativas de la compañía en el trimestre de octubre a diciembre saltaron un 20% a 359,200 millones de yenes, en la comparación con igual trimestre del año previo, bastante por encima de la estimación consenso de 179,000 millones de yenes arrojada por analistas encuestados por Refinitiv.