Santander, el principal banco de España, anunció este miércoles una pérdida neta de 11,130 millones de euros en el segundo trimestre, tras depreciar su fondo de comercio debido "al deterioro de las perspectivas económicas" provocadas por la pandemia de coronavirus Covid-19.

La depreciación alcanza el monto de 12,600 millones de euros pero "no afecta la liquidez" del grupo, indicó un comunicado del Banco Santander, segundo banco europeo en términos de capitalización bursátil.

Para el conjunto del primer semestre, la pérdida fue de 10,800 millones de euros.

Sin ese elemento excepcional, el beneficio hubiera sido de 1,900 millones de euros en el primer semestre, en baja de 53% con relación al primer semestre de 2019, indicó el banco.

La depreciación "no afecta la solidez de nuestro balance. Las bases de nuestra actividad son sólidas, con un nivel de capital en la zona alta de nuestros objetivos", afirmó la presidenta del banco, Ana Botín, citada en el comunicado.

La tasa de fondos propios duros CET1, que mide la solidez financiera del banco, mejoró levemente a 11.84% contra 11.58% de fines de marzo.

El producto neto bancario, equivalente a la facturación, fue de 11,800 millones de euros, una baja de 8% en un año (más 2% sin variaciones de cambio).

Las filiales afectadas por la depreciación del fondo de comercio son las del Reino Unido (-6,100 millones de euros), Estados Unidos (-2,300 millones de euros), Polonia (-1,200 millones de euros) y la rama de créditos al consumo (-477 millones de euros).