Los resultados al cuarto trimestre del 2019 de Bank of America (BofA) superaron las estimaciones de analistas, debido a que la división de Operaciones de Bonos del segundo mayor prestamista de Estados Unidos tuvo un sólido desempeño, eclipsando las caídas en sus otras tres grandes unidades de negocios.

Las bajas tasas de interés causaron una disminución de las utilidades de todos los negocios del banco, salvo el de mercados globales, que fue impulsado por un aumento en las operaciones de bonos.

Los ingresos por las transacciones de deuda subieron 25%, a 1,800 millones de dólares respecto al año previo, cuando los mercados financieros fueron golpeados por preocupaciones sobre el comercio y el crecimiento global.

El alza de 6% de los  créditos fue mayor que la reportada por otros bancos como Citigroup y JPMorgan Chase. Sin embargo, los ingresos en su división de Banca de Consumo cayeron 5%, a 9,500 millones de dólares.

La Reserva Federal recortó sus tasas de interés en tres ocasiones el año pasado, luego de haberlas subido nueve veces desde el 2015.

BofA es el más vulnerable de los grandes bancos estadounidenses a las fluctuaciones del costo del crédito, debido a su gran inventario de depósitos y valores hipotecarios sensibles a las tasas.

Menores ganancias

Por su parte, Goldman Sachs reportó una caída de ganancias en el cuarto trimestre tras opacos resultados y la reserva de 1,100 millones de dólares por cuestiones legales.

El banco de inversiones anunció ganancias trimestrales de 1,700 millones de dólares, 25.8% menores a la del último trimestre del año previo.

Los ingresos subieron 25.4%, a 9,000 millones de dólares, pero los gastos operativos aumentaron 41.7%, a 7,300 millones de dólares.

Las acciones de BofA cerraron la jornada bursátil de este miércoles con  una caída de 1.84 %, a 34.67 dólares, pese a sus buenos resultados, mientras que los de Goldman Sachs perdieron 0.18%, a 245.21 dólares.