La decisión del presidente Donald Trump de sabotear los planes de la firma de Singapur Broadcom para tratar de comprar al fabricante estadounidense de microchips Qualcomm tomó por sorpresa a varios en Wall Street.

Las acciones de Qualcomm cayeron 4.95% en la Bolsa de Nueva York a 59.70 dólares.

Los analistas del sector conjeturaron que el motivo de la decisión del presidente fue el avanzado trabajo de Qualcomm en la tecnología 5G, que se prevé produzca velocidades necesarias para estimular “el Internet de las Cosas”.

Trump alegó el lunes que la compra de Qualcomm pondría en peligro la seguridad nacional, con lo que bloqueó la intención de Broadcom de comprar al fabricante de microchips por 117,000 millones de dólares.

Chris Caso, analista de Raymond James, destacó que el Comité sobre Inversión Extranjera en Estados Unidos (una agencia que analiza las implicaciones para la seguridad nacional de las inversiones extranjeras en empresas estadounidenses), evaluó el acuerdo muy brevemente, y que es muy raro que un presidente estadounidense intervenga.

Kevin Cassidy, analista de Stifel Nicolaus, dijo que Qualcomm está muy adelantado a sus competidores tanto nacionales como extranjeros en cuanto a tecnología 5G, y que ésta fue la razón principal detrás de la orden ejecutiva del presidente.

La inusual orden ejecutiva de Trump tiró por la borda la que habría sido la mayor adquisición del sector tecnológico de la historia.

Las acciones de Broadcom, que tiene su sede en Singapur pero cotiza en el Nasdaq, cayeron 0.62%, a 261.22 dólares.

Las acciones de Qualcomm han perdido 6.75% este año, mientras que las de Broadcom han subido  1.6 por ciento. (AFP  y Business Insider)


valores@eleconomista.mx