Controladora Comercial Mexicana llegará mañana, 30 de abril, durante su Junta de Accionistas, a un acuerdo con sus acreedores para pagar la mitad de la deuda por más de 3,000 millones de dólares que tiene con instituciones a las que les vendió derivados, bancos que le prestaron para capital de trabajo y tenedores de bonos que emitió en la Bolsa.

De acuerdo con directivos involucrados en el caso, la controladora intercambiará bonos respaldados por la tienda de autoservicio Comercial Mexicana, que dejará en prenda sus inmuebles. Los citados papeles serán canjeados a la mitad del precio original de la deuda y tendrán un plazo de vencimiento de cinco años.

En la información disponible se destaca que a los bancos que participaron en los derivados se les pagarán 48 centavos por cada peso, y a los bancos y tenedores de títulos de deuda hasta 52 centavos por peso.

Después del intercambio de bonos, los acreedores, que en su mayoría respaldan el pacto, realizarán un juicio de concurso mercantil preacordado.

El intercambio de bonos se daría el 30 de abril, pero la gente de la Comercial Mexicana ha cambiado varias veces la fecha de emisión. Si todos estuviéramos de acuerdo sería una reestructura, pero por la multiplicidad de los acreedores fue difícil , comentó un directivo.

Los inmuebles de La Comer que quedarán en garantía del pago son tres, dos están en la ciudad de México y otro en el Estado de México, con lo que se llegará a un arreglo que no significa la quiebra de la empresa.

La tercera cadena del país

La Comercial Mexicana es la tercera cadena de tiendas de autoservicio en México. El 72% de sus tiendas está en la zona centro del país y tiene formatos tradicionales como Comercial Mexicana, Mega, Bodega Comercial Mexicana, Sumesa, Restaurantes California y una alianza con Costco.

Este asunto comenzó en octubre del 2008, es complejo por el número de acreedores, los derivados, los certificados bursátiles, los bonos del exterior, pero ya hay un acuerdo económico que avala la mayoría , explicó un representante de los acreedores.

ehuerta@eleconomista.com.mx