No nacieron ricos. Esa es la gran característica de las mayores fortunas del mundo, según los rankings internacionales: son hombres hechos a sí mismos, dueños de sus negocios y capaces de levantar imperios desde un modesto inicio.

Así han amasado patrimonios que luego han diversificado, sobre todo en sectores en los que se desenvuelven con soltura, hasta coronarse hoy en la cima internacional de la riqueza.

Es la historia que comparte el quinteto de mayores millonarios del planeta, si bien cada uno con su propia peculiaridad.

En el 2018, las estimaciones financieras —elaboradas principalmente por Forbes y Bloomberg— coinciden en otorgar el gran liderato a Jeff Bezos, fundador y director general de Amazon, que ha hecho historia con un primer puesto que supone un récord nunca visto hasta hoy en las listas de grandes patrimonios: suma 112,000 millones de dólares, con lo que podría comprar, por ejemplo, 92.4 millones de onzas de oro o 1,790 millones barriles de petróleo crudo.

Se trata de la primera vez en la historia de estos rankings que una fortuna llega a los 12 dígitos. Y lo ha hecho al calor del sector tecnológico, el pilar de la cartera de inversiones de Bezos, pues Amazon le permite financiar otros de sus intereses empresariales.

En el 2017 decidió desprenderse cada año de una participación del titán del comercio electrónico para impulsar proyectos como Blue Origin, la firma con la que promete vender viajes al espacio.

amigos y rivales

Ni siquiera Bill Gates, el fundador de Microsoft, ha alcanzado esa cifra en su larga vida empresarial, pese a ser el hombre que más tiempo ha ocupado el liderazgo en los rankings mundiales.

Queda ahora segundo, con 90,000 millones de dólares y una cartera muy diversificada gracias a las ganancias obtenidas por la venta paulatina de acciones de Microsoft, que ha combinado con ayudas a proyectos humanitarios.

Uno de sus negocios favoritos es precisamente Berkshire Hathaway, el brazo inversor del cuarto hombre más rico del planeta: Warren Buffett, otro histórico de Wall Street, que atesora 84,000 millones de dólares. Le conocen como el Oráculo de Omaha porque nació en Omaha (EU) y por el atino en sus inversiones.

Es, asimismo, un gran filántropo, con donaciones a su vez a la fundación de Gates.

En cuarto lugar queda Bernard Arnault, al frente de LVMH. El francés, con 72,000 millones de dólares, ha superado al español Amancio Ortega en la industria textil gracias a los resultados récord de su imperio de artículos de lujo, que incluye Christian Dior. Es, sin duda, el rey de la alta gama.

Completa el top five Mark Zuckerberg, que pilota Facebook.

Con 33 años, y rompiendo la tradición por la que los primeros puestos estaban copados por fortunas que pasaban la cincuentena, suma ahora 71,000 millones de dólares.

Es uno de los empresarios más jóvenes, si bien ahora la crisis por la mala gestión de datos en Facebook está dañando su fortuna y amenaza con alterar el ranking.