El gigante surcoreano Samsung Electronics anunció un aumento de 46.3% en su beneficio neto del primer trimestre del año, principalmente por las cifras de ventas de sus teléfonos inteligentes. 

Electronics es el buque insignia de Samsung, el mayor conglomerado familiar, el modelo empresarial dominante en Corea del Sur, la duodécima economía en el mundo. La buena salud del grupo es crucial para el país del que representa 20% del Producto Interior Bruto (PIB) nacional.

El resultado neto para el periodo comprendido entre enero y marzo fue de 7.1 billones de wones (6,400 millones de dólares), precisó en un comunicado el grupo de telefonía móvil, el mayor fabricante mundial de teléfonos inteligentes y de chips de memoria.

"Las fuertes ventas de teléfonos inteligentes y productos electrónicos de consumo han superado las ganancias más bajas por las (ventas de) semiconductores y monitores", informó la compañía en un informe.

La tendencia mundial del teletrabajo ha provocado una explosión en la demanda de material que funciona con chips de Samsung, así como de televisiones, lavadoras y otros aparatos electrodomésticos.

"Pero una vez que la situación sanitaria provocada por el coronavirus haya mejorado con la distribución de vacunas, el crecimiento de las ventas de electrodomésticos será más lenta que en 2020 porque la gente pasará más tiempo en el exterior", advirtió James Kang, investigador de Euromonitor International.

El beneficio operacional aumentó 45.4% y las ventas 18.2 por ciento. Los analistas estiman que el lanzamiento de su Galaxy S21 en enero también contribuyó al alza de los beneficios.