El apetito por el riesgo de los gestores de fondos está cerca de máximos, lo que les lleva a invertir en renta variable, pese a que una buena parte de ellos considere que las bolsas están sobrevaloradas, según la encuesta mensual entre gestores que elabora BofA Merrill Lynch.

Los inversionistas comienzan 2014 con un mayor optimismo sobre las perspectivas de crecimiento mundial, principalmente de Estados Unidos y Europa, según la encuesta de gestores de fondos que elabora BofA Merrill Lynch.

Con la convicción del aumento del crecimiento por parte de los inversionistas, la preferencia por la renta variable global se mantiene fuerte. Los gestores están mayoritariamente sobreponderados en acciones, continuando con la tendencia que comenzó a mediados de 2012. Esta confianza en los mercados de valores se mantiene pese a que el porcentaje de inversionistas que considera que están sobrevalorados es el más alto desde el año 2000, principalmente por lo elevado del precio de las acciones estadounidenses.

Este interés por la renta variable se refleja en un mayor apetito por el riesgo, cerca de máximos históricos. Las carteras están así sobreponderadas en acciones tecnológicas, industriales y bancos, mientras que están infraponderadas en utilities, telecomunicaciones y consumo básico.

Los gestores están tomando posiciones para una recuperación fuerte de los beneficios en Europa, por lo que la presente temporada de resultados es clave para mantener esta postura. Cualquier decepción en los beneficios probablemente será castigado por los inversionistas", explica John Bilton, estratega de inversiones europeas de BofA Merrill Lynch.

Frente al optimismo generalizado, los mercados emergentes siguen en desgracia. La mayoría de los gestores espera un fuerte deterioro de las ganancias en las acciones de mercados emergentes globales. Los inversionistas creen que el mayor riesgo de cola para el panorama global es un aterrizaje brusco de China.

fondos@eleconomista.com.mx

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica